Trabajar mucho podría dañar tu cerebro: 4 hábitos que debes moderar para evitarlo

business-teamwork-people-trabajar

Desde hace algunos años se ha vuelto muy popular que las empresas hablen de productividad, así como la relación que existe entre las horas que cada persona le dedica a trabajar y lo que reditúa a las empresas; hay diversos índices que evalúan este tipo de factores en las organizaciones.

Aunque está demostrado que la cantidad de tiempo no necesariamente es directamente proporcional a la productividad, hay países en los que se exige una gran cantidad de horas a sus trabajadores, esto pese a la salud de los propios equipos de trabajo.

Al respecto, vale la pena señalar que los trabajadores en México trabaja al año un promedio de 2 mil 255 horas; unas 43 horas a la semana, el promedio más alto de los países que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El problema es que el país tiene una nota de 20 puntos en productividad, cuando la media de la OCDE es de 50 puntos en una escala de 100. Sin duda, se demuestra que trabajar más tiempo no lo hace más rentable.

Sin embargo, las empresas establecidas en el mercado mexicano siguen sin evaluar esta situación, esto pese a que vaya en deterioro de la salud y bienestar de los trabajadores. De hecho, datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que México es el país en donde los trabajadores padecen más estrés laboral con un 75 por ciento, por encima de lo que se registra en países como China (73 por ciento) y Estados Unidos (59 por ciento).

Está demostrado que el estrés puede serán factor que afecte el desempeño laboral y social de las personas. Esta situación se puede acentuar aún más en una época en la que se demanda mucho más a los equipos de trabajo que las actividades descritas en sus puestos.

No obstante, esta exigencia y dinámica que, muchas veces es aceptada por los colaboradores, puede jugar en contra de su salud. Así lo refiere Anisa Purbasari Horton en un artículo publicado en Fast Company, en el que describe algunos hábitos presentes en la vida laboral actual y qeu pueden acelerar el deterioro cognitivo:

Trabajar días consecutivos sin descansar

En México, la ley federal del trabajo establece que las personas deben contar con al menos un día de descanso por cada seis laborados, sin embargo, es de dominio público que muchas veces los trabajadores no dejan de realizar actividades relacionadas con sus trabajos en sus o más días de manera consecutiva, incluso en sus días de descanso (o vacaciones). Si esta practica se convierte en hábito, la salud cerebral y mental puede sufrir un deterioro.

Café, té, jugos, refrescos… dulces

Todos estos son alimentos frecuentes en la dieta de las personas que trabajan, más lo que lo hacen por jornadas muy extenuantes. El problema es que una dieta alta en azúcar puede dañar la memoria, de acuerdo con un estudio publicado en Journal of Physiology.

¿Problemas con tu pareja, amigos y familia?

Esto realmente sucede cuando trabajamos muchas horas, días o más de manera consecutiva. Los problemas de pareja, familia y amigos por la falta de tiempo y calidad del mismo que se pasa con ellos debido al cansancio permanente o por la distracción que motiva el estar preocupados de manera permanente con las actividades laborales.

Al respecto, estudio publicado en el Journal of International Neuropsychological Society mostró que las personas que eran más activas socialmente experimentaban un 70 por ciento menos de deterioro cognitivo que aquellas que estaban más aisladas socialmente. Entonces, si no las personas que trabajan no tienen espacio para ellas mismas y sus seres queridos, podrían sufrir un efecto negativo en su proceso cognitivo.

Multitasking

Esta es una cualidad que exigen los trabajos actuales, sin embargo no son pocas las investigaciones que han advertido que el ser multitarea es la antítesis de la productividad. Pese a ello, no se deja de exigir eso a los colaboradores de las empresas.