¿Tiene el Apple Watch lo que los consumidores desean?

Hace pocos días, Apple presentó lo que será su primera incursión en el negocio de los wearables, el Apple Watch. Pero en un mercado que cada día tiene más competencia y al que la empresa de Cupertino llega con retraso, ¿será posible que este dispositivo logre ofrecer lo que buscan sus compradores?

Advertisement

Notas relacionadas:
La divertida parodia sobre el Apple Watch
Se burlan de Apple Watch con un reloj de manzana real
¿Por qué se llama Apple Watch y no iWatch?

De acuerdo con el sondeo de GfK, el precio es uno de los puntos más importantes para comprar smartwatches, entre los usuarios de Alemania, Corea del Sur, Estados Unidos y Reino Unido. Sin embargo, el coste no entra entre las tres principales razones de compra en China, pero la marca si lo es, en un país donde lo que más importa a los posibles compradores de estos dispositivos es la precisión.

Para los usuarios de Reino Unido, Alemania y Estados Unidos, lo primordial es la funcionalidad, mientras que a los consumidores de Corea del Sur les preocupa la facilidad de uso de los smartphones.

En cada país, sus usuarios citaron el monitoreo de actividad física como la razón número uno a la hora de comprar un smartwatch, mientras que en segundo lugar, conocer la hora fue la segunda razón esgrimida por los participantes de Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, mientras que los encuestados de Corea de Sur y China otorgaron el segundo puesto a la posibilidad de hacer llamadas telefónicas desde dichos wearables.

En tercer lugar, para los estadounidenses y surcoreanos, están las aplicaciones básicas, mientras que para los británicos y chino lo son la capacidad de navegación.

Un reciente reporte de Cowen and Company sobre previsiones de estilo de vida y entretenimiento, en el que se incluyeron dispositivos multifuncionales como smartwatches, anteojos y accesorios, prevé que a nivel mundial, la venta de estos aparatos, tendrá su pico entre este año y el 2020. Y se espera que los smartwatches representen un 60 por ciento en 2014 y alcacen un 72 por ciento del total en 2020.