Superado el #Dieselgate, ahora Audi es acusada de falsificar cifras a Corea del Sur

En las plantas de Ingolstadt y de Neckarsulm en Alemania, los empleados de Audi reescribían falsos números de serie en el chasis de los coches no conformes a los estándares de emisiones.

Audi
Foto: Bigstock
  • Alemania investiga a Audi por una supuesta falsificación de cifras de autos que no habían pasado las normas medioambientales.

  • Los empleados de Audi reescribían falsos números de serie en el chasis de los coches.

  • Esta acusación viene meses de después de que Grupo Volkswagen “diera carpetazo” al escándalo del “Dieselgate”.

La justicia alemana sospecha que la filial de Volkswagen (VW), Audi, falsifica desde hace años los números de serie de sus coches no conformes a las normas medioambientales para exportarlos a Corea del Sur, informó este lunes la prensa alemana.

“Falsificando el proceso de identificación de coches, Audi distribuyó en Corea del Sur vehículos que, de otra manera nunca hubiesen podido recibir la autorización de explotación”, reveló el periódico Süddeutsche Zeitung, que tuvo acceso a documentos de la investigación de la fiscalía de Múnich en el caso del dieselgate.

En las plantas de Ingolstadt y de Neckarsulm en Alemania, los empleados de Audi reescribían falsos números de serie en el chasis de los coches no conformes a los estándares de emisiones contaminantes requeridos por Corea del Sur para poder exportarlos, detalla el periódico.

La falsificación habría comenzado en 2013 y la dirección de Audi estaba informada, incluso el expresidente de la filial, Rupert Stadler, que se encuentra en detención provisoria en Alemania desde junio por su papel en el dieselgate.

El escándalo del dieselgate estalló en septiembre de 2015 en Volkswagen, casa matriz de Audi y Porsche.

El primer constructor mundial de autos está acusado de haber equipado 11 millones de coches diésel con un programa para falsear los resultados de los controles de contaminación.

Hasta el momento, Audi no se ha manifestado al respecto; sin embargo, se espera que la marca se manifieste en breve.

El nuevo presidente de Volkswagen, Herbert Diess, anunció en mayo un cambio de cultura laboral en la empresa para hacerla más honesta, abierta y seria.

Durante la Asamblea General de accionistas, la marca generó gran expectación por los múltiples problemas, o en términos más precisos, escándalos, que acarreó la automotriz con el llamado #Dieselgate, con el que encubrieron la contaminación real que emitían sus vehículos con motor diesel.

Herbert Diess quiere tomar “muy en serio” el cambio cultural que anunció desde hace semanas y considera “concebible” lograr las ambiciosas metas de ventas.

Su evolución se haría, ha dicho, “en paz y con la minuciosidad necesaria”. La fórmula para un éxito económico duradero sólo es posible con una cultura corporativa saludable, aseveró.

La palabra “saludable” no es gratuita si se tiene en cuenta que VW está inmersa de lleno en las consecuencias del escándalo del “Dieselgate”: millones de coches diesel fueron manipulados.

“Volkswagen no ha sido todavía lo más abierto, honesto, veraz, en una palabra, decente”, que puede ser, ha añadido el sustituto de Matthias Müller, quien quemó sus días por la crisis del diesel.

Para conseguirlo, Diess ha creado un programa de cambio cultural llamado “Together4Integrity” (Juntos para la Integridad). Su esencia es premiar los comportamientos íntegros y disparar la alarma interna de aquellos que muestren actitudes erróneas o poco comprometidas.

El tema de la cultura dentro del consorcio no es del todo filantrópica por parte de VW. El consorcio recibe presión especialmente en Estados Unidos, donde se destapó la polémica del diesel, dado que las autoridades estadunidenses piden controlar de cerca las actuaciones de la empresa alemana para que no se repita un escándalo similar.

Transparencia y apertura son también característica que Diess ha insistido en mejorar para conseguir un auténtico cambio. Se necesita “una dosis de humildad”, apuntó.

loading...