Stranger Things confirma una cuarta temporada… pero fuera de Hawkins

Teaser-Stranger Things 4-Netflix
Imagen: Anuncio de Stranger Things 4 / Netflix
  • La T3 de Stranger Things fue vista por más de 40 millones de cuentas en sólo cuatro días

  • Netflix sabe que esta es una de sus producciones más importantes

  • Pero tendrá el reto de crear una historia que mantenga el interés de las audiencias

Aunque no era oficial, todo mundo ya anticipaba que se se producirá una cuarta temporada de Stranger Things y, Netflix muy a su estilo de marketing, no ha tardado mucho en confirmarlo.

Sin embargo, y también muy con su sello, ha dejado algunas dudas sobre qué camino tomará la producción pero, sobre todo, lo que sucederá con sus principales protagonistas.

Lo anterior debido al mensaje con el que presentan el cuarto capítulo que remite directamente al cómo concluyó la tercera temporada de Stranger Things.

El teaser de poco menos de 40 segundos muestra el logo de la serie llevando al espectador al mundo del revés y remata con el mensaje: “Ya no estamos en Hawkins”.

Además del hecho que abren la posibilidad de que esta dimensión esté más presente en los episodios de la cuarta temporada, hay quienes ya han especulado sobre lo que podría llegar con esta entrega pues el copy final recuerda la partida de Joyce, Eleven, Jonathan y Will, quienes se mudaron fuera de Indiana.

Además del hecho de que al cierre del último episodio de la tercera temporada se insinuó la idea de que Jim Hooper, no murió sino que está cautivo en una prisión rusa.

Un marketing que le gusta jugar con claves

A Netflix le ha gustado usar mensajes cifrados o dejar algunos easter eggs en las acciones de marketing que ejecuta para varias de sus producciones, así lo vimos en más de una ocasión con The Punisher o Daredevil, jugó con el contexto en House of Cards e incluso con ha jugado con este tipo de marketing con Stranger Things.

Esta no es la excepción, pues en el teaser de la cuarta temporada vuelve a ser algo críptico; primero hay medios que asocian el “Ya no estamos en Hawkins” con “Ya no estamos en Kansas, Totó”, de El Mago de Oz, algo que tiene mucho sentido (si hacemos la analogía, claro), se logra escuchar el ‘rugido’ del Demogorgon, así como el tic tac de un reloj, lo que habría match con lo visto en la escena final de la temporada tres.

Todas estos elementos insinúan que la cuarta temporada de Stranger Things se llevará a cabo (al menos una parte importante de ella) fuera de Hawkins, tal vez incluso fuera de Estados Unidos. Esto tiene lógica pues el pueblo de Indiana ya no deja mucho espacio para alimentar escenarios y de personajes secundarios. La clave estará en cómo mantener la tensión que lograron en la tercera temporada, algo que no luce fácil de conseguir, sólo recordemos lo mala que fue la segunda entrega.

Netflix quiere explotar al máximo su producto

Stranger Things es una serie creada por los hermanos Duffer que se estrenó en 2016 convirtiéndose en uno de los contenidos más importantes para la compañía de Los Gatos, California.

No es para menos, aunque no se puede decir que no es la serie de mayor impacto, sí una de las que mayor engagement ha construido con las audiencias, algo que le ha servido a la plataforma para crecer.

En su primera temporada, la serie se convirtió generó todo un hype, tanto que desde esa primera entrega fue considerada ya como un fenómeno de la cultura pop. Según diversas fuentes, fue una de las responsables de que Netflix sumara 19 millones de nuevos clientes y a incrementar sus ganancias en 8 mil millones de dólares.

La tendencia se mantuvo, y aunque la segunda temporada recibió muchas críticas por no mantener la calidad de su antecesora, esto no desanimó a sus fans pues el episodio uno tuvo una audiencia de 15,8 millones de espectadores, mientras que el capítulo final alcanzó a 4,6 millones, de acuerdo con cifras de la propia plataforma.

Al respecto, datos de 4C Insights señalan que aquel estreno motivó a que cerca de 750 mil personas conversaran en redes sociales sobre Stranger Things 2, con unas 148 mil reacciones, algo que compararon con el alcance de Game of Thrones.

El mayor esplendor de la serie de los hermanos Duffer llegó con la tercera temporadas, pues sirvió para que Netflix aprovechara esa acción que parece que se convertirá en un hábito en su estrategia de marketing: presumir los millones de espectadores, pues a sólo cuatro días del estreno la compañía develó que más de 40 millones de cuentas habían visto la serie.

En conclusión, Netflix buscará terminar de explotar esta serie que, aunque sus creadores han dejado abierta la posibilidad de que no se cierre por completo este viaje, la realidad es que la plataforma de streaming tiene una frontera que difícilmente estará dispuesta a arriesgar.

loading...