Los idiomas son fácilmente uno de los temas más comunes cuando se habla de preparación adicional, ya sea personal o profesional. No solo permiten a las personas estudiar en otros países o, en el caso específico de los expertos de marketing, acceder a nuevas estrategias comerciales de impacto. También son una gran forma para mejorar el atractivo de cualquier persona al buscar una carrera o puesto en su compañía. Pero no siempre es fácil aprenderlos.

Por lo general, requiere mucho tiempo para aprender nuevos idiomas. Se requiere de dedicación y, en la mayor parte de los casos, tener acceso a un esquema de educación más tradicional. Para las personas que tienen múltiples obligaciones, como estudiar, trabajar o cuidar de su familia, este objetivo puede dificultarse significativamente. Por fortuna, con el gran desarrollo del mercado de los smartphones, hay una app para hacer casi cualquier cosa.

Una app para aprender idiomas

Busuu es un proyecto móvil que busca precisamente ayudar a las personas que tienen poco tiempo disponible para aprender otros idiomas. La app tiene lecciones en una infinidad de lenguas populares, como inglés, español, italiano, alemán, francés, japonés, etcétera. También promete que las personas pueden dedicar menos de 10 minutos al día en cada lección, sin que eso signifique que su proceso sea peor que el de una clase mucho más tradicional.

Aunque no es una app gratuita, tiene un precio relativamente bajo. Las personas pueden probar el servicio gratuito por siete días, después del cual tendrán que pagar 700 pesos al año para seguir aprendiendo idiomas. A cambio de esta suscripción, los usuarios tendrán a su disposición múltiples características. Entre ellas, lecciones personalizadas, contenidos desarrollados por expertos y prácticas para poder hablar con fluidez y gramática correctas.

También, la app promete que tiene una comunidad de colaboradores, todos ellos hablantes nativos, que ayudan a los usuarios para obtener correcciones. Asimismo, cuenta con varios certificados oficiales que pueden tener un valor curricular para todos los que los obtengan. A eso se le debe de sumar que la mayor parte de sus funciones están disponibles sin una conexión a Internet. En ese sentido, es de las opciones más sólidas para aprender idiomas.