Hace algunos días, un par de reportes indicaba que la industria de condones habría visto disminuir sus ganancias debido a una baja en la actividad sexual de los millennials, y ahora una nueva investigación indica que todo puede ser culpa de Netflix.

DE acuerdo con estimaciones de General Social Survey durante 2018, las personas centre 18 y 25 años aseguraron que no habían tenido una pareja sexual en 12 meses, al tiempo que desde Nielsen indicaban que la venta de condones se ha contraído en tiendas de Estados Unidos de 519 millones de dólares registrados durante 2015 a 486 millones de dólares durante el año pasado.

Todo es culpa de Netflix

Este particular escenario puede ser resultado de la llegada de Netflix y servicios bajo suscripción similares.

Así lo refiere un reciente estudio publicado por The Walt Street Journal, mismo que indica que durante los últimos tres años se ha registrado una disminución de la actividad sexual y un aumento equivalente del consumo de Netflix.

La creciente cantidad de plataformas en dicha categoría estaría haciendo que la atención se centre en disfrutar el último episodio de la serie de momento, antes que de una noche de sexo.

Cuando el corte se hace por edades, los resultados son aún más reveladores. Un 36 por ciento de los jóvenes de entre 18 y 38 años encuestados declararon que preferían Netflix al sexo, frente a un 16 por ciento de 39 y mayores de esa edad.

Netflix, el enemigo de los condones

Este no es el primer estudio que pone sobre la mesa esta realidad. Durante el año pasado, un estado de la Universidad de Lancaster indicaba que en Reino Unido, por ejemplo, las horas pico de televisión van de las 8 a las 10 de la noche, y este estudio demostró que la gente dedicando a Netflix la hora entre las 10 y las 11 de la noche, horario que suele dedicarse a avivar la llama de la pasión.

Durante 2016, David Spiegelhalter hacia hincapié en que el problema está directamente relacionado con la costumbre de llevarnos el iPad y demás dispositivos móviles a la cama.

Con estos datos, queda demostrado que el principal enemigo en el mercado para Durex no es precisamente Prudence; el gran enemigo a vencer es Netflix.

Esto es un ejemplo más de que la competencia ahora es mucho más horizontal antes que vertical.