Serena Williams es la “Mujer” del año de GQ y las comillas indignan a las redes sociales

En medio de la polémica que generó hace algunas semanas la tenista estadounidense Serena Williams durante la final del Abierto de Los Estados Unidos, la atleta ha sido nombrada la Mujer del año por la revista GQ, pero un detalle gramatical en el diseño de la portada acrecienta la discusión con respecto a ella.

Y es que la edición muestra a Willliams y a una leyenda que indicaría Men of the year -Hombre del año- es tachoneada por una leyenda que entre comillas, indica la palabra “Mujer”. La polémica radica en que se haya tenido que jugar con la intención de sustituir la palabra “hombres” por “mujer” y que se coloquen comillas, como si se tratara de algún supuesto o se pusiera en tela de juicio sus cualidades para ostentar este título.

Porque no es que se trate de la primera mujer que ha aparecido en la portada de la revista y que haya sido nombrada como la personalidad más importante del año -en otra ocasión, la actriz Gal Gadot recibió la distinción y no fueron necesarias las comillas-. El caso genera polémica en momentos en los que la sensibilidad social orilla a buscar lenguajes correctos que no afecten la sensibilidad de muchas personas.

GQ es una revista estadounidense que inició su edición en 1957, está destinada a un público preponderantemente masculino y aborda temas como moda, estilo, tendencias, sexualidad, deportes, tecnología y demás tópicos de interés. Cada año, la revista nombra alguna personalidad como la más importante del año.

Pero la polémica quizás se trata de una mala interpretación de la gente o una mala apuesta de los editores, toda vez que la publicación coloca a la tenista junto con otras tres personalidades en la portada: Michael B. Jordan, “el líder”; Henry Golding, “la estrella”; Jonah Hill, “el director”; y Serena Williams “la campeona”.

A continuación se muestran una de las reacciones que se generaron por causa de esta portada y el uso de las comillas.

Las acciones ejecutadas por los editores de cualquier tipo de publicaciones tienen que ser sensibles ante la evolución de las formas que muchas personas demuestran. El lenguaje tiende a buscar la inclusión y la equidad de géneros en nuestros días y se hace necesario reparar en ello para evitar ser blanco de críticas.