Será realidad que en el México de hoy desde las redes sociales estimulamos el tema de la corrupción

“… no tenemos más corruptos, afirma, son las redes”

Dos premisas importantes: Primera, la corrupción es el mal uso o el abuso del poder público para beneficio personal y privado, entendiendo que este fenómeno no se limita a los funcionarios públicos. Sayed y Bruce (1998). Segunda, en los regímenes democráticos, al recaer la soberanía en el pueblo, el ejercicio del poder tiene que responder ante la nación, no contra la nación.

Anthony D. Smith define la nación de la siguiente forma: «una comunidad humana con nombre propio, asociada a un territorio nacional, que posee mitos comunes de antepasados, que comparte una memoria histórica, uno o más elementos de una cultura compartida y un cierto grado de solidaridad, al menos entre sus élites».

El presidente Enrique Peña Nieto durante su participación en el “Foro Impulsando a México” criticó a quienes culpan a la corrupción de todos los males que hay en México, aseguró que actualmente no existe más corrupción que en el pasado, sino que anteriormente los casos no se ventilaban en las redes sociales. Es hondamente desalentador y preocupante que el máximo representante del ejecutivo federal haya hecho esta declaración, minimizando un asunto toral como lo es la corrupción en la vida de México.

Hablar del pasado como una referencia de la corrupción similar hoy en día, y señalar a las redes sociales como las responsables de ventilar este asunto, es digno de profundizar, analizar y expresar opinión, ya que no debemos callar, máxime si nos ennoblecemos de vivir en un estado democrático.

La corrupción

La corrupción en México y en el mundo es un tema neurálgico de la agenda pública y es uno de los temas cardinales para el desarrollo. Es noticia de todos los días en todos los medios, alcanzando en varias ocasiones las ocho columnas de los diarios impresos.

El tema y los hechos de corrupción son motivo de noticia y señalamiento por parte de varios analistas como uno de los problemas políticos del país. La corrupción se examina en libros, revistas y diarios impresos; es tema de debate en programas televisivos y en general en medios digitales.

La corrupción presenta cara de diversas formas, las más comunes las podemos ver en el siguiente gráfico.

La corrupción y la criminalidad

Sin lugar a duda la corrupción facilita con frecuencia otro tipo de hechos criminales como el narcotráfico, el lavado de dinero, el tráfico de órganos, la trata de personas y la prostitución ilegal.

“Para entender la dinámica de la corrupción debemos voltear a ver a las personas con poder, en ese grupo hay personas que venden y otras que compran. La corrupción es generada y genera mucho dinero” Peter Eigen.

Las encuestas referidas al tema de corrupción hacen énfasis en la afectación negativa a la legitimidad política, a la transparencia de la administración gubernamental, a la eficiencia, eficacia y calidad en materia de rendición de cuentas a nivel nacional e internacional.

Las causas pueden ser endógenas (internas) o exógenas (externas)

Las endógenas o internas son aquellas que tienen que ver con el individuo, con todo aquello que lo rodea, con lo que ha crecido, con lo que se ha formado o deformado. Las relacionamos en el siguiente cuadro.

Captura de pantalla 2017-10-17 a la(s) 19.19.37

Y tenemos las causas externas o exógenas de la corrupción, son las que dependen de la sociedad, tales como las que vemos en el siguiente gráfico.

Los efectos de la corrupción van más allá del impacto político y social, hay efectos: económicos, medioambientales, sociales y se presenta en la ayuda humanitaria ya lo vimos en el fatídico #SismoMéxico19septiembre.

La corrupción no es delimitada a los países pobres o ricos, de países en desarrollo o en transición. La forma preferida de corrupción varía de un país a otro, y se aprecia que en países más transparentes y democráticos adopta formas más sutiles y complejas, al existir un escrutinio público mayor.

Medición de la corrupción, más allá de los medios de comunicación

Uno de los organismos internacionales que monitoriza el nivel de corrupción y transparencia en 180 estados del mundo es Transparencia Internacional (TI) con sede en Berlín, ésta fue fundada por Peter Eigen, “a la edad en que otros se jubilan” nos dice Luis Moreno Ocampo, quien escribe el prólogo del libro cuyo título es “Las Redes de la Corrupción” La sociedad civil contra los abusos del poder. Editorial Planeta 2004.

Veintidós mil trescientos dos entrevistados por transparencia Internacional

De acuerdo con el informe de Transparencia Internacional correspondiente a 2017 México, el más corrupto de Latinoamérica: México tiene el índice de percepción de la corrupción más alto de Latinoamérica y el Caribe, seguido de República Dominicana y Perú.

Transparencia Mexicana (TM) es una organización de la sociedad civil dedicada al combate de la corrupción en México, es el capítulo de Transparencia Internacional en México. Así como TM en México existen otras organizaciones que van al combate a la corrupción en México.

Gran poder de los medios de comunicación de cara a la corrupción

Ante el abordaje al tema de la comunicación por parte de la sociedad, los medios de comunicación profesionales se convierten en pieza clave para verificar, investigar, analizar, profundizar y comunicar a la sociedad con veracidad e imparcialidad.

Las redes sociales forman parte de ese mosaico de medios de comunicación, con la diferencia que la sociedad participa activamente.

Las redes sociales son muy importantes en la dinámica de una sociedad moderna, éstas son eco de los hechos y de los medios; por supuesto que en algunos casos son manipuladas.

Las redes son el medio de comunicación de hoy, así como existió el juglar en la edad media y que solamente la fuerza del poder monárquico podía frenar, así hoy día las redes sociales hacen eco a velocidad digital y descubren el velo de una gran caja de pandora llamada corrupción e impunidad.

En países sin medios de comunicación e información libres la corrupción puede tomar las formas más burdas. Los gobiernos y sus gobernantes deben dar justo valor a la acción y participación dentro de los medios de comunicación por parte de la sociedad civil y de sus organismos como lo son: instituciones filantrópicas, empresariales y profesionales.

La sociedad civil y el poder de la comunicación

La sociedad civil en general demostró el pasado #19Septiembre con motivo del sismo su capacidad de movilización y de comunicación a través de las redes sociales, como lo son Twitter, Facebook, WhatsApp, las cuales mostraron su músculo el que está cimentado única y exclusivamente como un poderoso medio de comunicación que da eco a una participación ciudadana que debe ser aprovechada, para lo cual los gobiernos y sus gobernados deberán de hacer los esfuerzos necesarios para culturizar, capacitar, concientizar de la necesidad de generar información que fortalezca la confianza basada en la veracidad de la información.

La confianza es la amalgama de cualquier sociedad y de un gobierno sano, trasparente y respetuoso de sus ciudadanos para que juntos hagan frente a una corrupción que hoy como ayer no puede ser tapada con una escueta declaración de beligerancia a las redes sociales.