Samsung vs TSMC: la guerra por los chip de procesadores que se viene

Samsung Electronics invertirá US$ 116 mil millones en los próximos años y la mayor parte irá al desarrollo y fabricación de chips de procesadores. Pero hay un problema: TSMC.

Imagen: Bigstock
  • Con la caída en los precios de los chips de memoria, Samsung apuesta todo al desarrollo de chips de procesadores.

  • De los US$ 116 mil millones que invertirá hasta 2030, más de la mitad irá para ese segmento de mercado.

  • Allí hay un problema: se enfrentará con un gigante, la taiwanesa TSMC.

El departamento de fabricación chips de Samsung sufrió una caída de las ganancias operativas del 60% en el primer trimestre de 2019. ¿Qué pasó? Hay un exceso global de chips de memoria y eso hizo bajar significativamente los precios.

Consecuencia: buenas ventas, pero bajas ganancias.

El tema es que los chips de memoria suponen el 85% de las ventas de esa división. El resto se dedica a la fabricación de chips para procesadores.

Pero la compañía coreana ya activó un plan de mercadotecnia para solucionar esto: según el Financial Times, está transfiriendo los mejores ingenieros en su equipo de chips de memoria a la división que hace los chips de procesadores. Allí se apoyará para volver a hacer crecer sus ganancias al ritmo de antes.

Los procesadores son el “cerebro” de cualquier computadora, toman decisiones y almacenan y recuperan datos. Samsung fabrica sus propios procesadores para todos sus dispositivos, desde teléfonos inteligentes hasta tabletas y notebooks.

Sin embargo, dentro de la enorme división de chips de Samsung, que tuvo ventas por unos US$ 73,3 mil millones en 2018, la unidad dedicada a los procesadores jugó un papel secundario en relación con la que produce los circuitos que almacenan datos.

Esto es así porque en el último lustro, la demanda de chips de memoria fue muy alta en todo el mundo por el auge de los teléfonos inteligentes y por la necesidad de las personas, empresas y gobiernos en guardar una enorme cantidad de datos.

Pero el escenario parece haberse modificado este año: cayó la demanda de chips de memoria y hay sobrestock.

Es por eso que la compañía surcoreana quiere impulsar su unidad de procesamiento y, según informó, invertirá US$ 116 mil millones hasta 2030 para convertirse en el mayor y más avanzado fabricante de chips de procesadores, dice el FT.

Samsung entiende que quien domine esta industria será el jugador más importante en el desarrollo de las nuevas tecnologías: inteligencia artificial, 5G y vehículos autónomos.

Imagen de Bigstock

Una buena idea con un rival muy grande

Hay un negocio paralelo a este en el que la marca coreana también quiere participar: fabricar chips de procesadores para terceros. Según calculos de TrendForce, es un mercado de US$ 70 mil millones anuales del que Samsung apenas tiene el 8% de market share.

El sector está dominado por otro gigante: Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. Así es, TSMC tiene más de la mitad del mercado. El resto: compañías chinas respaldadas por Pekín.

TSMC provee a grandes fabricantes de dispositivos, incluidos Apple y Huawei, y sabe muy bien cómo es el negocio. De hecho, para estar a la vanguardia con sus chips invierte  alrededor del 8% de sus ingresos anuales en investigación y desarrollo: fueron unos US$ 2.900 millones en 2018.

En el anuncio de abril, Samsung dijo que de los US$ 116 mil millones, aproximadamente US$ 64 mil millones se destinarán a I+D y el resto a instalaciones de fabricación.

En este mercado, algunos analistas creen que el mayor problema para la marca coreana es que esa misma compañía es un jugador importante en el mercado de teléfonos inteligentes. De hecho, es el mayor vendedor anual sobre Huawei y Apple.

Esto podría hacer que algunos de sus potenciales clientes no tengan la suficiente confianza en que un rival directo les provea los chips para los procesadores de sus dispositivos.