Para nadie es un secreto que los datos son la nueva moneda de cambio, con lo que espacios como Facebook o marcas como Apple han logrado construir su dominio gracias a este nuevo activo.

Basta con echar un vistazo a los estándares que hoy rigen a la economía en el mundo. De acuerdo con Statista, hasta 2006, la capitalización del mercado estaba en manos de cinco empresas: ExxonMobil con un valor de 362.5 mil millones de dólares (mmdd); General Electric (348.5 mmdd); Microsoft (279 mmdd); Citigroup (230.9 mmdd); BP (225.9 mmdd), y Royal Dutch Shell (203.5 mmdd).

El dominio de los grandes proveedores de energéticos, en aquel entonces era evidente. Hoy, las cosas son muy diferentes y los datos se han convertido en el nuevo combustible que mueve los negocios dentro del sector empresarial.

Estimaciones de la misma fuente apuntan que durante 2016, Apple (con un valor de 571.4 mmdd); Alphabet (530.6 mmdd); Microsoft (445.5 mmdd); Amazon (362.4 mmdd); ExxonMobil (356 mmdd) y Facebook (355.6 mmdd) se consolidaron como las organizaciones empresariales con mayor dominio de mercado.

Los inversionistas y las diversas Bolsas de Valores no son las únicas que han reconocido este valor; el consumidor ahora es consciente de lo que su información puede generar en términos de negocio.

De hecho, estimaciones de Acxiom indican que el 27 por ciento de los consumidores estaría dispuesto a vender su información a las marcas, en donde el 41 por ciento cree que dicha data tiene un valor superior a los 745 dólares al año.

Cifras entregadas por Chartered Institute of Marketing (CIM) indican que el 57 por ciento de los consumidores no confío en las marcas lo suficiente para entregarles información, mientras que el 70 por ciento de los mismo asegura que no encuentra ninguna ventaja sobre el hecho de compartir datos personales con las compañías.

La conciencia sobre el negocio que sus datos regalan a empresas como Facebook, Twitter o Youtube es cada vez mayor y ahora una red social está buscando generar negocio desde una óptica en la que el consumidor también gana.

Se trata de la plataforma BeBee misma cuyo objetivo principal es remunerar a los usuarios por compartir sus datos.

Como el resto de las redes sociales, la intención es generar una plataforma que permita a los suscriptores estar en contacto con personas que tengan aficiones comunes al usuario. Sin embargo, su gran diferenciador es que permite cobrar por los datos a sus usuarios.

Hasta hace poco, los usuarios ofrecían sus datos a los gigantes y a cambio recibían información, pero ahora podrán recibir también valor económico a través del blockchain.

Ante un consumidor cada vez más consciente de lo que vale su información este tipo de propuestas comenzarán a crecen tanto en relevancia como en cantidad y aunque los 12 millones de perfiles con lo que ahora cuenta BeBee son nada en comparación a la cantidad de usuarios que suma Facebook, la nueva propuesta está sobre la mesa.