Renunció Theresa May y se abre un interrogante: qué pasará con el Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, anunció que dimitirá el próximo 7 de junio, cuando comenzará el proceso para elegir a su sucesor como líder del Partido Conservador y jefe del Gobierno del Reino Unido. Tambalea el Brexit.

  • Theresa May anunció que dimitirá como líder del Partido Conservador el 7 de junio.

  • “Fue el honor de mi vida”, dijo entre lágrimas.

  • Nunca pudo convencer al Parlamento de votar a favor del Brexit (lo intentó tres veces y fracasó).

Theresa May no pudo sostener la intensa presión del propio partido y marcó en el calendario al próximo 7 de junio como el día en que se hará a un lado como líder conservadora, dando fin a su turbulento liderazgo de tres años.

Hablando en Downing Street, como es habitual para los líderes de UK, May dijo que había sido “el honor de mi vida” servir como la segunda primera ministra en la historia de Gran Bretaña (la primera había sido Margaret Thatcher).

Con la voz quebrada, dijo que se iría “sin mala voluntad, pero con una gratitud enorme y duradera por haber tenido la oportunidad de servir al país que amo”.

La primera ministra enumeró una serie de lo que dijo que fueron los logros de su gobierno, entre ellos, abordar el déficit, reducir el desempleo y aumentar la financiación para la salud mental.

Pero admitió: “Es y siempre seguirá siendo un motivo de gran pesar para mí no haber podido lograr el Brexit“.

Encerrada

La renuncia llegó minutos después de reunirse con el presidente de su grupo parlamentario, Graham Brady, para determinar su futuro político. “May seguirá en su cargo para asumir la culpa de lo que se espera que sean resultados nefastos para su partido en las elecciones europeas del jueves, y para recibir a Donald Trump cuando visite el país”, publicó The Guardian.

Además, May informó que le comunicó a la reina Isabel II su decisión y que continuará como primera ministra en funciones hasta que el proceso de sucesión quede completado.

“He hecho todo lo posible” para materializar el Brexit, después de que los británicos votaran a favor de salir de la UE en el referéndum del 23 de junio de 2016.

En los últimos días, May, que hasta ahora había conseguido aferrarse al liderazgo a pesar de las fuertes presiones internas para que dimitiera, sufrió un duro golpe cuando diputados y algunos ministros manifestaron su oposición a su último intento por conseguir la aprobación de su acuerdo del Brexit, a pesar de que éste ya fue rechazado por el Parlamento en tres ocasiones.

El Reino Unido tiene fijada la retirada de la UE para el próximo 31 de octubre tras solicitar un retraso del día inicialmente establecido del 29 de marzo de 2019.

Para reemplazarla, suena el exalcade de Londres, Boris Johnson.

Johnson no es el favorito “porque haya logrado transmitir que dispone del rigor y la seriedad necesarios para el puesto, sino porque las encuestas indican que es el único capaz de evitar el drenaje de votos que están huyendo a proposiciones más radicales, como las del ultranacionalista Nigel Farage”, publicó El País.

May llegó al poder en 2016 con 59 años, era considerada una política que sabía manejar su branding personal de manera prolija y ecuánime, al nivel que muchos la consideraban una digna heredera de la “Dama de Hierro” por su disciplina, pragmatismo, y un discurso con autoridad.

Sin embargo, el Brexit, con el que estuvo siempre a favor y fue una de las principales impulsoras, terminó por obligarla a renunciar.

La Unión Europea dijo que la dimisión de Theresa May “no cambia nada” en su posición sobre el Brexit.