El día por fin llegó. Durante la mañana de este martes, Apple presentó la nueva generación de iPhone, serie que promete devolverle las posiciones perdidas en el mercado a manos de Huawei y Samsung.

Durante los últimos dos años Apple ha registrado una baja considerable en las ventas del iPhone. Tan sólo durante el tercer reporte fiscal de este año informó que los ingresos generados por la comercialización de su smartphones alcanzaron los 26 mil millones de dólares, cifra por debajo del pronóstico que apuntaba a 26.5 mil millones de dólares.

El juego del precio

El iPhone 11 quizá poco tiene que ofrecer en términos de innovación y diseño si se compara con aquello que entregan sus competidores. El dispositivo tendrá una cámara de 12 megapixeles, un procesador A13 Bionic, pantalla de 6,1 pulgadas LCD y estará disponible en una gama más amplia de colores.

Muchas de estas características ya se esperan; sin embargo, lo que en realidad fue una sorpresa es el precio en el que se podrá adquirir en su versión más básica. El iPhone 11 tendrá un precio de 699 dólares. Este nivel es notablemente más bajo, casi tres veces menos, con el que lanzó a su predecesor, el modelo X.

Este movimiento rápidamente fue leído por el mercado como un intento de la firma por conquistar la gama media, espacio en donde Samsung es líder en países como México, por ejemplo.

El juego en Bolsa

Aunque el precio bajo fue bien visto por una parte de los consumidores, lo cierto es que la reacción en Bolsa quizá no fue la esperada, fenómeno que beneficio a Huawei y tuvo impactos negativos en Samsung.

A lo largo de la conferencia, justo después de que Tim Cook subiera al escenario para presentar al nuevo integrante de la familia iPhone, las acciones de Apple registraron subidas de hasta 1.0 por ciento, y aunque terminado el evento presentó algunas caídas, lo cierto es que minutos después de concluida la presentación, las aciones de la firma presentaron una tendencia a la alza interesantes.

Este comportamiento afirma que lo presentado por Apple gusto para los inversionistas y, aunque no convenció del todo, es cierto que entrega buenas expectativas para salir del bache en el que la empresa se había posicionado durante los últimos años.

Huawei también se vio favorecida. El rendimiento de esta empresa registró una ligera alza en el precio de sus acciones, toda vez que al estar de frente en la competencia con Apple en un segmento más amplio de mercado, las oportunidades de crecimiento para la firma por definición se incrementan. Si bien 699 dólares podrían no sonar gravosos, lo cierto es que Huawei tiene dispositivos con las características necesarias para competir a Apple con un precio menor al mencionado.

El que parecer ser el gran perdedor es Samsung. El rendimiento de la firma presentó una caída del -0.10 por ciento.

La oportunidad en gama media

Lo cierto es que el nuevo iPhone de Apple entrará por precio a la competencia de un segmento que tiene interesantes oportunidades en mercados como el mexicano.

De los 106.7 millones smartphones activos en México, las proyecciones indican que el 6 por ciento son de gama alta (con un costo de hasta 26 mil pesos), en tanto que los de gama media-alta (precio máximo de 10 mil pesos) dominan el 11 por ciento del mercado.

Aquellos dispositivos de gama baja-baja (hasta 2 mil pesos) se quedan con el 20 por ciento del share market, mientras que los que se ubican en la categoría baja-alta (máximo 3 mil pesos) dominan con el 25 por ciento del mercado.

La Bolsa ha hablado, resta esperar para entender el juicio que dará el consumidor a esta vuelta de turca.