Asumir un papel de líder es asumir ciertas responsabilidades que fortalecerán tus aptitudes profesionales, y entre ellas, la productividad es un elemento importante que requieres saber manejar con tu equipo para juntos ser más eficientes.

¿Sientes que casi no tienes tiempo para ti? ¿Diariamente posees una gran carga de trabajo porque no confías en que tus colaboradores puedan “hacerlo bien”? ¿Estás cansado y estresado constantemente? Posiblemente seas una de las personas que les cuesta trabajo delegar.

Como líder, tener un equipo de trabajo que esté a tu lado es fundamental, ya que puedes asignarles tareas y responsabilidades específicas para que puedas expandir tus horizontes profesionales y optimices tu tiempo y recursos.

Delegar es una fortaleza y una de las habilidades de gestión más importantes, como afirma Brian Tracy, autora del libro Cómo lideran los mejores líderes, “si no posees la capacidad de hacerlo eficazmente, no podrás avanzar a puestos de dirección o liderazgo de mayor responsabilidad. No tiene que ver solo con maximizar tu propia productividad y valor, sino también con potencializar la productividad y eficiencia del personal”.

Además, al delegar tareas y mejorar la productividad, tu equipo y tú obtendrán estos beneficios: reducir tu carga de trabajo, desarrollar tu capacidad de liderazgo y comunicación, ahorrar tiempo, generar el sentido de pertenencia con tus colaboradores e impulsar el desarrollo profesional de cada uno.

Por todo ello, quiero compartir contigo estas 5 claves para que delegues y generes oportunidades inimaginables:

Rodéate de talento: ten un equipo capacitado y responsable para que unan fuerzas y sumen a tus objetivos profesionales.

Selecciona a la persona adecuada: identifica las habilidades de cada uno de tus colaboradores y asigna las tareas conforme a ello. Cuando una persona trabaja en lo que mejor sabe hacer, se sentirá motivada y será más productiva.

Define las tareas específicas: proporciona la información necesaria para realizar cada asignación, sé claro y resuelve todas las dudas para que el trabajo se realice de manera adecuada.

Establece tiempos de entrega: esto te ayudará a tener mayor control de las actividades y revisar el proceso de cada tarea.
Brinda retroalimentación: ofrece tus recomendaciones de manera constructiva y no olvides reconocer el trabajo de tus colaboradores.

Recuerda que “un gran líder no es necesariamente quien hace grandes cosas. Es la persona que motiva y logra a que otros las hagan”. Ronald Reagan.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299