¿Quiénes somos ahora? Nuestras opciones de supervivencia

El virus está poniendo a prueba nuestros sistemas en cualquier punto del mapamundi y esto también nos lleva a preguntar ¿quién está tomando el liderazgo para controlar la situación buscando nuevas fórmulas de convivencia social?

En estos días de sana distancia social he tenido la oportunidad de repasar las obras de pensadores como Samuel Huntington y del filósofo Surcoreano Byung – Chul Han, que se refieren a modelos de convivencia social desgastados y al incierto futuro que nos espera sino resolvemos con seriedad, ahora sí, temas de liderazgo y de nuevos modelos económicos y políticos que nos rescaten de la espiral en la que nos encontramos.

La red temática del coronavirus tendrá una larga duración y en ella caben estas reflexiones que nos parece debemos retomar para que, una vez superada la emergencia global, tengamos caminos más ciertos por los que transitar.

El virus está poniendo a prueba nuestros sistemas en cualquier punto del mapamundi y esto también nos lleva a preguntar ¿quién está tomando el liderazgo para controlar la situación buscando nuevas fórmulas de convivencia social?

Samuel Huntington describe la existencia de nueve civilizaciones: la subsahariana, latinoamericana, sínica, hindú, budista, nipona, occidental, ortodoxa e islámica.

Para Samuel, durante la Guerra Fría, los países se relacionaban solo con dos superpotencias ( EUA y la URSS ) y servían como aliados o satélites de los mismos; una vez concluida esta etapa, los países, pensaba el politólogo americano, se relacionarían como Estados miembro de cada civilización, como Estados Centrales.

En su libro, Huntington plantea que debe existir un diálogo y una alianza entre las civilizaciones para coexistir amigablemente. Las predicciones de Samuel Huntington a lo largo de los años se han hecho realidad y esto nos anima a que el concepto de alianzas y trabajo en equipo, sean la llave que nos abra la puerta hacia mejores entendimientos geopolíticos.

En lo que se refiere al análisis sobre las ideas de Byung- Chul Han, el ensayista surcoreano, al que hacíamos referencia líneas arriba, en la parte central de su tesis podemos observar que ésta descansa sobre la revelación de qué continentes en el mundo están tomando ventaja sobre otros. Sus ideas son actuales y pragmáticas. Distingue claramente que Europa, bajo esta pandemia, no se preparó con tiempo y que sus pobladores no son muy afectos a seguir reglas y a alinearse a las políticas públicas de sus gobiernos. Europa, lo vemos, está fracasando con el control de la crisis, dice Chul Han, porque están insertos en esa época del máximo soberano, el que decide todo y esto sin duda, camina en sentido opuesto a las mismas recomendaciones de Huntington de que debe existir cooperación y un orden social.

Lo cierto es que Europa es el centro ahora de la pandemia y debe poner en marcha el consejo de la Eurozona para salir adelante.

En contrapartida, las ventajas que está ofreciendo Asia se enfocan en que allá, desde las mismas épocas de Confucio, la gente es más obediente y menos renuentes que en otras latitudes, es por un sentido cultural el que los lleva a tener más organización cotidiana y sobre todo a observar con más sensibilidad las políticas públicas emanadas de sus gobiernos.

Como ejemplo, baste revisar las cifras ( de infectados con el virus ) de Honk Kong, Taiwán y Singapur para darnos cuenta del éxito que tienen ellos para controlar emergencias y crisis como la que nos ocupa. China misma, empieza a reportar que ya no tiene personas infectadas y todo esto no es por un acto de magia, es resultado de un trabajo conjunto.

Este es un punto crucial. Los asiáticos apuestan fuertemente a la comunicación digital, pudiendo decir ahora que allá, las epidemias no las controlan solo los virólogos y epidemiólogos, sino los informáticos y los especialistas en los macrodatos, un paradigma que ni Europa ni ningún otro país, salvo Estados Unidos, están impulsando.

¿Qué nos queda por hacer en estos días de reflexión en casa? Revisar lo que otros países ya están aplicando para una mejor convivencia y orden social que como Asia le apuestan a tener sociedades digitales.

Nos encontraremos más adelante.