¿Qué pueden esperar los medios y portales informativos por Internet para el 2020?

WhatsNewInPublishing hizo un estudio sobre las tendencias en la industria de medios de comunicación, con el fin de pronosticar lo que puede ocurrir en el ya muy cercano 2020.

En él dice que cada año desaparecen medios impresos y los digitales “no encuentran un camino claro y rentable”. Sumar usuarios, crear hábitos, agregadores, todo es una gran nube de opciones en la que pocos tienen la llave del éxito. Opina que hay proyectos muy buenos, pero no funcionan en todos lados y que la gran mayoría de los medios sigue luchando por lograr que sus formatos digitales. Cita que hay experiencias exitosas como la del The New York Times, por ejemplo, que no pueden ser replicadas en otros medios porque no todos los públicos son iguales y porque “lo que funciona en algunos lugares, son verdaderos fracasos en otros”. El problema principal al que se enfrentan los medios es la inversión. Algunos de ellos entienden que hay que “ir probando” qué funciona y qué no, pero no hacen inversiones que tengan relación con sus objetivos de ingresos y por ello abandonan los proyectos a la mitad, frustrados, sin haber logrado los objetivos planteados.

Loos medios de comunicación a nuestro alcance eran las emisoras de radio y televisión, de uso gratuito, a cambio de recibir la publicidad en ellos contenida; y los impresos, por los que se pagaba el costo de cada ejemplar, ya fuera en el puesto de periódicos o mediante la suscripción correspondiente. También los diarios incluían publicidad en su contenido, que era – y en algunos casos sigue siendo- la principal fuente de ingreso de las empresas periodísticas. Ese era el panorama hasta la llegada de la Internet. Los cambios que desde entonces han experimentado los medios -desde en la recopilación, procesamiento y difusión de las noticias hasta en los costos para los medios de comunicación- y la manera en que la gente se informa, han repercutido en la viabilidad de los medios como empresa. Buena cantidad de medios nacieron surgieron a partir del advenimiento de las nuevas tecnologías. Las empresas editoras empezaron a dudar sobre cómo hacer negocio con su producto:  gratuito o sólo en parte para los usuarios, financiado por medio de espacios publicitarios o del “marketing de contenidos” o por el “brand journalism”

Al respecto, Estudio de Comunicación -una de las más importantes consultoras en la materia- realizó en España un estudio, con la colaboración de Servimedia, en el cual se preguntó a periodistas y comunicadores cómo veían el establecimiento del pago por la información que ahora se recibe en forma gratuita, así como por cuáles contenidos estarían dispuestos a pagar, qué debía aportar la empresa editora y si era o no oportuno incluir algún tipo de publicidad entre los contenidos pagados, entre otras cosas.

Un hallazgo interesante es que el 60.12 % del total de los entrevistados -en España-  considera aceptable el pago como medio para obtener información en los medios online”. Esto es, más de la mitad de los entrevistados considera aceptable el establecimiento de pago en los medios en formato online, ya sean versiones de los convencionales o nativos. Si tenemos en cuenta que en España hay 403 millones de usuarios únicos mensuales de prensa en multiplataforma -lo que supone un crecimiento de casi el 50% en los últimos tres años- el panorama de los medios on line no pinta mal. Entre los comentarios de los 509 entrevistados se manifiesta un “cambio de chip”, básicamente entre los más jóvenes: asumen que es lógico pagar por la información confiable y la opinión fundada como la pagan por los diarios o revistas comprados en el puesto de periódicos.

El estudio de marras menciona que “hay una especie de cambio de chip entre los más jóvenes: asumen que es lógico pagar por la información fiable y la opinión fundada”. Eso sí, se considera que el público on line más selectivo que el offline con los contenidos: entre quienes aceptan que se establezcan muros de pago, el 41.18% estaría dispuesto a pagar solo por contenidos de investigación periodística o exclusivas (el porcentaje sube al 60 % si miramos solo a los entrevistados de entre 18 y 35 años), y únicamente un 29.08 % dice que aceptaría pagar por todo tipo de contenidos. Por otro lado, el 44.12 % de quienes ven aceptable el pago por este servicio admiitirían en ellos publicidad siempre que no sea invasiva. Un 24.18 % no aceptaría ningún tipo de publicidad.

Se pidió a los encuestados que marcaran las tres características de las compañías editoras que más influyen para cobrar sus servicios onlline. Lo más valorado fue la credibilidad (76.32 %); en segundo lugar, que cuente con un equipo de redacción de calidad y reconocido (51.32 %); que tenga un respeto escrupuloso a la ética periodística (47,11 %) en tercer lugar; y que sea políticamente independiente (41.58 %), en cuarto.

El formato de pago que más convence (3.5 sobre 5) es que el medio establezca una cuota mensual con acceso total a todos los contenidos del muro. Es como decir “pago por el periódico en el puesto, lo hojeo por encima y leo lo que llame mi atención”. Esto es comparable con lo que se obtiene en las plataformas de televisión de paga.

En conclusión, el negocio editorial de medios depende de tener una buena plantilla de periodistas, con carga de trabajo adecuada, con tiempo para buscar información, contrastarla y ofrecerla de manera atractiva. Lo que se llama trabajo periodístico, del que se han olvidado muchos de los nacientes medios digitales y los “multimedia”

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.