¿Qué es lo que realmente motiva las grandes compras?

  • Los anuncios no son el elemento más influyente a la hora de tomar decisiones

Si se trata de influir en el proceso de compra, las recomendaciones de familiares y amigos siempre son calificadas como una de las mayores influencias, una tendencia que confirma este reciente estudio de Horowitz.

Lo que más influye

Pero además del poder de influir de las personas cercanas, según la investigación, un 48 por ciento de los estadounidenses ha reportado que el primer lugar se lo llevan las opiniones online que escriben los otros consumidores.

De hecho, las calificaciones dadas por otros usuarios verificados son más apreciadas que las dadas por profesionales sobre un mismo producto, con un 40 por ciento, a la hora de tomar la decisión.

Familia y amigos

La segunda posición –muy cercana– es la influencia de las opiniones de familiares y amigos (46 por ciento), una opción que siempre se mantiene en los primeros lugares.

Otro de los factores que juegan un rol considerable es el de los videos con opiniones o los de unpacking (33 por ciento, seguidos muy de cerca por los videos que hacen las marcas y empresas sobre sus propios productos (32 por ciento).

Y aunque en menor medida, los vendedores y el servicio al cliente también influyen el proceso de toma de decisiones en un 23 por ciento.

La efectividad de los anuncios

En el caso de los anuncios, su importancia a la hora de comprar no es tanta como muchos podrían esperar, pues solo el 28 por ciento de los participantes asegura que la publicidad es un factor de decisión importante.

Aunque dependiendo de donde sean emitidos loas anuncios pueden ser considerados más efectivos por los consumidores, como es el caso de los que se pueden ver en los programas en vivo de TV, que tendrían gran influencia para el 42 por ciento de los participantes, mientras que como táctica la publicidad por email es considerada más efectiva por un 36 por ciento, según el estudio.

Depende de la edad

Claro está que esta influencia en las compras de los anuncios de la televisión en vivo, parece disminuir con la juventud de los consumidores. Es así como un 55 por ciento de los participantes mayores de 50 años siente que este tipo de publicidad es más efectiva para ellas, mientras que la cifra baja a 42 por ciento entre los consumidores de 35 a 49 años y a apenas 26 por ciento para los de 18 a 34 años.

Y claro esta, según el tipo de ‘televisión’ quienes disfrutan más de los anuncios son los que ven televisión tradicional (55 por ciento), seguido de los que se muestran en la televisión en streaming gratuita (46 por ciento), mientras que los que aparecen en la televisión en streaming de pago, son los que menos disfrutan con la publicidad (26 por ciento). Una tendencia que puede estar relacionada precisamente con el pago que se hace para dedicarse de forma exclusiva al contenido.