¿Qué cambios están haciendo los supermercados Día para atraer a los consumidores?

Imagen: Wikimedia Commons

España.- En el sector de los supermercados, la firma líder es Mercadona que, según datos ofrecidos por Kantar Worldpanel ofrecidos por el portal web Statista, cuenta ya con una cuota de mercado del 23,6%, colocándose muy por delante de sus competidores más directos, entre los que se encuentra Día (con un 8,2% de la cuota de mercado). Así que para intentarle ganar un poco de terreno al líder, Día está haciendo cambios en sus supermercados para atraer la atención de sus consumidores. Pero, ¿en qué consisten esos cambios?

Básicamente, en estos momentos, los supermercados tienden a ofrecer una experiencia a los clientes para cuando les visiten, así que Día, ni cortos ni perezosos, están realizando cambios en sus locales y son cambios que, hasta ahora, no eran propios de su naturaleza.

En concreto, entre España y Portugal, la compañía ha transformado ya un total de 613 establecimientos Día y La Plaza ofreciendo a los clientes novedades como un punto de venta de pollos asados y una máquina de zumo de naranja natural. En cuanto a los pollos recién hechos, se pueden pedir por encargo, en formato menú o en formato individual y se han incorporado ya en 445 tiendas y los zumos es una idea originaria de Mercadona y Día la ha incorporado ya en 320 tiendas.

En este 2018, Día, pretende hacer más de 1.000 transformaciones y está testando en Madrid, otra nueva enseña, DIA & Go en cuatro locales que son tiendas pequeñas, de surtido corto y que abren más horas y ofrecen a los clientes desde platos preparados hasta cafés, pasando por zumos recién exprimidos.

Asimismo, Día, también le está dando más protagonismo a las secciones de panadería y bollería y en algunas de sus tiendas han incluido una máquina de autoservicio para cortar el pan.

Todas estas novedades llegan tras haber pasado un año complicado, puesto que sus beneficios han caído por tercer año consecutivo. En la CNMV, Día ha dado a conocer que en 2017 cerraba con un beneficio neto de 109,6 millones de euros, lo que ha superado una caída del 37% respecto a 2016. Unos datos negativos que se deben, fundamentalmente, al fiasco de la empresa en China.