¿Debería publicitar o posicionar mi página web? SEO vs AdWords

El Search Engine Marketing (SEM), es decir, la Mercadotecnia en Motores de Búsqueda, es uno de los ramos más desarrollados en el mundo de marketing digital y no sin motivo alguno: en contraste con el tradicional, el SEM permite una adaptación mucho más precisa de mensaje publicitario a un usuario final, a través de la selección correcta de las palabras claves para llegar a él con nuestro servicio o producto justamente en un momento en el que se está buscando activamente, siendo no sólo un destinatario pasivo de nuestra publicidad. Por supuesto esto hace que predecir las intenciones del usuario sea mucho más fácil y el nivel de conversión de publicidad de este tipo sea, a su vez, mucho mayor. No es extraño que este tipo de marketing sea muy popular. Sin embargo, a pesar de esta popularidad creciente y el aumento de la conciencia y conocimiento entre los empresarios, hay una pregunta que se repite con demasiada frecuencia: ¿qué debería elegir, SEO o AdWords?

La respuesta a esta pregunta, como suele ser en el caso de los problemas complejos de mercadotecnia o IT, es casi la misma: depende del contexto de nuestros sitios Web. Ambas soluciones tienen sus ventajas y desventajas; lo que las une es la plataforma – el motor de búsqueda. No obstante, las divide mucho más.

Sobre todo, AdWords es publicidad pagada – aunque no pagamos por las vistas de nuestra publicidad, sino que pagamos por cada clic que dirige un usuario a nuestra página. En el momento en el que se termine nuestro presupuesto, nuestro anuncio ya no aparecerá en Google y así se acaba el tráfico en nuestro sitio web. SEO, por otro lado, aunque inicialmente exige más tiempo y esfuerzo, en largo plazo hace que el tráfico llega a nuestra página de forma continua (a menos que una de siguientes actualizaciones nos desbarate los planes; para que no sea así, colaboren únicamente con las agencias profesionales y no se dejen engañar por las falsas promesas de los efectos espectaculares a corto plazo). Sin embargo, la condición es primero alcanzar una alta posición en el ranking, lo que puede requerir inversiones considerables si la competencia ya está bien desarrollada. Eso también requiere tiempo, por lo menos unos meses. En el caso de AdWords podemos comenzar nuestra campaña publicitaria de inmediato y así rápidamente empezar a traer tráfico a nuestro sitio, el cual también puede ser precisamente ¨targeteado¨ – Google nos permite delimitar nuestra campaña incluso a una delegación específica (!). Además, AdWords también nos posibilita especificar un número considerable de palabras claves concretas al mismo tiempo, lo que sería relativamente más difícil para lograr en el caso del SEO. Ante esto, cabe recordar que a pesar de sus ventajas, AdWords es simplemente publicidad per se – por lo tanto, está percibida diferentemente que los resultados orgánicos que pueden en la perspectiva de un usuario promedio parecerse más ¨natural¨ y credible. Pues los encontró en Google, ¿verdad?

En resumen, tanto AdWords como SEO son los métodos que se necesitan para utilizar en una estrategia de marketing para tener éxito y lograr las metas en diferentes etapas de desarrollo de un negocio. Cuando una página es nueva y lograr posiciones en Google a través del SEO es difícil debido a la edad del sitio y el llamado ¨efecto sandbox¨, entonces vale la pena usar AdWords para adquirir los primeros clientes. Al mismo tiempo, desde el comienzo hay que tener una estrategia previamente planeada de content marketing, combinada con el SEO para que cuando el presupuesto publicitario se agote y a largo plazo ser capaces de atraer tráfico al sitio a un bajo costo, aliviando así el presupuesto de la empresa y sostener el flujo de los clientes potenciales a nuestro negocio.