Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Prolifera el uso de los tatuajes como forma de expresión

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
De acuerdo con datos de IPSOS, el número de personas con tatuajes ha aumentado dramáticamente en los últimos años. El 30% de los estadounidenses tienen al menos un tatuaje en su cuerpo. 

En el año 2018 la agencia de investigación alemana Dalia Research realizó una encuesta online a más de 9 mil personas en 18 países del mundo, la cual proporcionó algunos datos interesantes sobre los tatuajes, como por ejemplo que según este estudio más del 38 por ciento de la población mundial tiene al menos un tatuaje. Además, revela que a la mayoría de las personas no les gusta por lo menos uno de sus tatuajes. La cuarta parte de las personas que participaron en la encuesta tiene un tatuaje y los demás tienen como mínimo dos. Según ese informe, los países europeos continúan liderando los índices de población tatuadas. Sin embargo, los países de América del Norte y Suramérica cada vez más se han posicionado en este arte. Italia está a la cabeza del listado de los países con más personas tatuadas del mundo, le sigue Suecia y en tercer lugar se encuentra Estados Unidos. Le siguen Australia, Argentina, España, Dinamarca, Reino Unido, Brasil y Francia.

Contrario a lo que puede pensarse las personas más jóvenes no son los que más se tatúan solo el 32 por ciento lo hacen, se cree que por no tener dinero para hacerlo o por temor a la reacción de sus padres. 

Por su parte, las personas entre 30 y 49 años son las más propensas a tatuarse. Los mayores de 50 años son menos proclives a esta práctica, por su naturaleza conservadora. El tatuaje es más popular entre la gente con más nivel educativo, 32 por ciento  frente a 26 por ciento y que cuenta con más adeptos en las ciudades con respecto a las zonas rurales.

Mientras que los tatuajes pueden ser una forma popular de autoexpresión, no están sin estigma social. Algunos tatuados se sienten incómodos con el estigma social asociado con ellos.

Los tatuajes son más comunes entre los millenial, pero entre los integrantes de la Generación Z esta práctica se está volviendo cada vez más popular. El hecho es que el uso de esta herramienta simbólica de la comunicación no verbal está generalizándose, sobre todo entre los jóvenes. El tatuaje se ha convertido en un fundamento de identidad debido al significado que se le da socialmente. Es un fenómeno cultural causado por el intercambio de conceptos artísticos, estéticos y sociales de la modificación corporal. Algunos jóvenes utilizan sus diseños para da a conocer un sentimiento y el tatuaje es el medio por el cual lo dan a conocer a las personas que los rodean. Pese a ello, algunos tatuajes no tienen ningún significado afectivo.

Los tatuajes han existido desde hace tiempo en el mundo. Desde los tradicionales guerreros maoríes hasta los marineros de Estados Unidos de los años cincuenta, pero también han sido asociados con pandillas o las barras bravas de diferentes equipos. Esta modificación corporal ha sido parte importante de las personas y sus gustos e intereses, denotando al mismo tiempo su contexto cultural.

Como señala Rodrigo Ganter: “El tatuaje, una práctica asociada en algún momento con marineros y miembros del mundo criminal, se está volviendo más común como una manifestación de la moda y una forma de autoexpresión.”. El tatuarse, hoy día, se ha convertido en una actividad de relevancia social, que practican personas de ambos sexos, de diversas edades y clases sociales.

A pesar de la popularización del tatuaje, es escasa la investigación que se ha realizado en torno a este fenómeno desde la representación semiótica de la comunicación. El tatuaje es un elemento constructivo, generador de identidad. Los jóvenes ven en él un simbolismo que representa sus emociones y momentos importantes de su vida. No suele ser tan sólo un dibujo.

Silvia Reisfeld señala que “Socialmente el tatuaje se delimita como una forma de expresión y esto lleva a convertirse en una forma de arte en la cual una persona es capaz de plasmar en una o varias imágenes una serie de ideas que hacen representativa a la persona que se está tatuando, y se toma al tatuador como el artista y a la piel como el lienzo”. 

Cada elemento de un tatuaje habla por sí mismo, de acuerdo con su complejidad, autenticidad, formas, colores, ubicación y tamaño. Son mensajes plasmados en la piel. El lenguaje corporal funciona como un instrumento que instaura diferencias sociales, políticas o simbólicas y motiva a distintas interpretaciones según cada sociedad y cultura.

 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados