Proceso de reapertura: 3 pasos que el sector retail deberá seguir para hacerlo con éxito

Una vez terminada la etapa de confinamiento que trajo consigo el cierre de millones de tiendas, para el sector retail y demás establecimientos, el proceso de reapertura es el siguiente gran desafío a cubrir.

El asunto no es nada menor si consideramos que son muchos los aspectos que ahora se deben de considerar para hacerlo adecuadamente y tener control de la seguridad de sus empleados y clientes.

Llevar este proceso a buen puerto podría marcar la diferencia entre perder mucho y perder sólo lo esperado, cifra que para el sector retail ya es considerablemente elevada.

La crisis en retail

Y, es que el impacto del coronavirus será mayúsculo, así lo expone un reciente reporte de GlobalData, el cual revela que el gasto global en la industria minorista caiga un 3 por ciento durante 2020, equivalente a aproximadamente 549 mil millones de dólares.

Para darnos una idea de esto, no sólo caerá, sino que derribará lo que se estaba ganando retail pues, de acuerdo con la firma especializada en consultoría y análisis de datos, antes de la pandemia los pronósticos apuntaban a un crecimiento del 5 por ciento.

En mercados de gran tamaño el desafío que supone la reapertura de los puntos de venta será especialmente interesante.

En Estados Unidos, por ejemplo, se estima que se han cerrado 630 mil tiendas minoristas en todo el país, junto con restaurantes, gimnasios y teatros.

Si bien la reactivación de estos establecimientos se hará de manera paulatina y escalonada, la realidad es que las aperturas nunca se han realizado a la velocidad o escala que ahora mismo la economía demanda.

3 pasos a considerar

Las nuevas realidades hacen que la reapertura de las tiendas sea todo un desafío para el cual pocas marcas podrían estar preparadas.

Basta con reconocer lo que sucedió el día de ayer en las tiendas Zara ubicadas en Francia, mercado que comienza a regresar a la normalidad.

Largas filas de clientes fueron el escenario a las afueras de las tiendas de esta marca, mismos que lejos de seguir las recomendaciones dictadas por las autoridades de salud, sólo tenían en mente satisfacer sus necesidades de compra.

El reto queda por tanto del lado de las marcas, mismas que deberán de considerar aspectos más allá de sólo tener estantes llenos para sobrevivir a la era post-pandemia.

En este sentido, compartimos tres elementos básicos a considerar para el sector retail en dichos procesos de apertura:

Desinfección, la prioridad 

Las tiendas deberán asegurarse de que los carros de compras, los dispositivos de punto de venta y cualquier otro punto de contacto se desinfecten regularmente, esto quiere decir varias veces al día.

Adicional, los controles de monitoreo deberá ser la norma. Para que la reapertura sea un éxito se debe limitar la entrada a personal y clientes que presenten cualquier síntoma. Recordemos que cuando una persona infectada a frecuentado un lugar, la recomendación es ventilar el área y cerrarla por 24 horas antes de volver a limpiar.

Este trabajo deberá documentarse para garantizar que se realice de forma coherente y evitar posibles responsabilidades. Requiere que los minoristas adquieran y distribuyan suministros de limpieza a gran escala, incluidos desinfectantes, toallitas, desinfectante para manos y guantes, muchos de los cuales escasean.

Rediseño de espacios

De la misma manera que sucedió con las Apple Store, las tiendas deberán de reinventar sus espacios para garantizar un distanciamiento seguro entre compradores y empleados. La instalación de “protectores contra estornudos” en cajas y la lobista dentro de la tienda para crear un flujo de clientes por la misma que sea unidireccional sería la norma. Adicional se deberá de controlar la cantidad de personas que se mantienen dentro de cada establecimiento, lo que demanda diseños que promuevan compras rápidas, pero que al mismo tiempo inciten a generar tickets de compra elevados.

Comunica la iniciativa

Si bien muchos minoristas pueden tener en su estrategia los puntos anteriores comunicarlo es casi tan importante como llevarlo a la práctica.

El consumidor debe hacer conciencia de la situación y los esfuerzos realizados que garantizan sus seguridad.

Recordemos que una encuesta realizada este mes encontró que solo alrededor de un tercio de los compradores se sentirían seguros al aventurarse a comprar en centros comerciales y grandes almacenes. La comunicación es la clave para revertir la situación.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299