Una de las cartas más fuerte de Apple en el mercado son sus tiendas físicas. Si bien las Apple Store podrían no representar el grueso de los ingresos de la firma, son espacios con un deseó que busca optimizar la relación de la marca con sus públicos meta; en otras palabras una importante herramienta de branding que luego del coronavirus no volverá a ser la misma.

Cada elemento de estos espacios de venta se ha ideado con el fin de fortalecer la imagen de la marca, su conexión con el consumidor y, por supuesto, incrementar las ventas.

Diseño con mucha intención

Un material creado por Business Insider, hace algunos años, destacaba que desde la iluminación y la abertura de cada laptop en muestra hasta la intensidad de la iluminación y los materiales que conforman cada elemento de los almacenes tienen una misión para lograr que los visitantes encuentren lo que buscan a través de una experiencia y compren más de lo que tienen planeado.

La experiencia de compra es la gran apuesta de la firma, estrategia que no es errada si reconocemos que, ante la proliferación de puntos de venta, las marcas ganadoras no son aquellas que tienen un mayor número de establecimientos, sino aquellos que consiguen capitalizar estos puntos de venta al máximo.

Así lo concluye un reciente estudio firmado por Harvard Business Review. Luego de estudiar a 37 minoristas americanos divididos en dos grupos -uno con rendimientos igual o superior al promedio y otro más ubicado por debajo de la media- cuya incremento en ventas entre 2001 y 2015 se redujo a un sólo dígito, concluyó que si bien ambos grupos minimizaron el ritmo de aperturas de tiendas desde el año 2000, los minoristas con un regimiento de mercado por encima de la media lo hicieron aún más al registrar un incremento en la tasa de apertura de sólo 2 por ciento, contra el 4.4 por ciento que alcanzaron los retailers ubicados por debajo del promedio.

Lo interesante está en que el primer grupo aumentó un 3.4 por ciento sus ventas, mientras que el segundo segmento de estudio sólo registró en este rubro un crecimiento del 1.0 por ciento.

Nada volverá a ser igual

A pesar de que esta ha sido una máxima histórica para Apple, luego del cierre de muchas de sis tiendas así como las medidas con las que tendrá que reaperturarlas, una de las grandes dudas que se generaron se relacionaron con la capacidad de la firma para mantener la experiencia en sus puntos de venta.

Luego de que algunos mercados llegarán a una fase de control de la pandemia, Apple comenzó con el proceso de reapertura en Europa y Australia, situación que además de ser un respiro para el negocio de la firma, permite dar respuesta a la pregunta sobre cómo serán las “nuevas tiendas” de la firma en la era post-coronavirus.

Desde redes sociales, algunos usuarios han compartido imágenes de diversas Apple Store reaperturadas en Australia, mismas que dan un vistazo a lo que podría ser la nueva norma para la estrategia retail de la firma.

En principio, cabe destacar en estas primeras imágenes se observan diversas medidas protocolarias que han recomendado las autoridades de salud, tales como la distancia de dos metros entre las personas, controles de temperatura al entrar, acciones para llevar el contacto al mínimo y el uso de mascarillas así como de guantes.

Todas estas acciones, cambiarían la estética de los puntos de venta y lo que está por verse es si con dichos cambios la eficiencia del diseño, que se ha demostrado por años, no desaparece.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299