¿Por qué fracasó los “Ángeles de Charlie”?

Marvel, Star Wars y Harry Potter son las franquicias, los universos, que los estudios han logrado consolidar en la última década. Es el modelo que todos los estudios están tratando de emular y que incluso para DC Comics ha resultado un reto. Universal ha intentado hacerlo, aún sin éxito, con los monstruos, y Skydance con “Terminator”; para Sony Pictures, una de sus propiedades con potencial es “Los Ángeles de Charlie”. Sin embargo y aunque la mesa parecía puesta los resultados han resultado poco menos que alentadores.
Creada en 1976 por Ivan Goff y Ben Roberts y producida por Aaron Spelling, la serie constó de cinco temporadas y 110 episodios que después se transmitieron con éxito en otros países, tuvieron buenos ratings en repeticiones y desarrollaron una suerte de culto a su alrededor. La serie incluso se licenció a otros países donde se produjeron versiones. En 2000 y 2003 se produjeron con éxito dos películas protagonizadas por Drew Barrymore, Cameron Díaz y Lucy Liu, aunque no todos los intentos por desarrollar nuevas iteraciones de “los ángeles” han funcionado. La serie que se lanzó en 2011 y que pretendía ser un reboot o relanzamiento fracasó y sólo contó con siete episodios. Aun así, la propiedad cuenta con suficientes elementos para justificar un nuevo filme y más aún para pensar que puede convertirse en un nuevo universo.
“Ángeles de Charlie” más que ser un reboot, busca ser una expansión del universo. El filme reconoce, refiere e integra tanto a la serie como a las películas e incluye cameos que los fanáticos identificarán y apreciarán. Más allá de ello, pretende darle un giro de empoderamiento y evitar el tono sexista de versiones anteriores. En esta ocasión no sólo hay un trío de ángeles, sino que existe una organización que opera en todo el mundo, que cuenta con varios equipos y que atiende misiones de manera simultánea. Dicho cambio también permite crear equipos de ángeles multiculturales lo cual ya se buscaba desde la versión anterior con la inclusión de Lucy Liu. Por si fuera poco, también se le ha dado un giro al personaje de Bosley, quien acompaña a los ángeles en sus misiones, haciéndolo un rango y dándole dicho papel a una mujer, interpretada por Elizabeth Banks, quien también es la primera mujer en dirigir una cinta de la serie. Además, también los “nuevos ángeles” son diestros en manejo de armas, explosivos y tecnología, lo cual no sucedía anteriormente cuando sus habilidades eran en distintos tipos de defensa, aunque quizás dicho cambio sea una de sus debilidades pues les quita un rango que antes las distinguía.
Lo anterior da cuenta de cómo Sony Pictures preparó el terreno para que “Ángeles de Charlie” abriera la puerta a muchas otras películas dentro del mismo universo. La cinta aún se está estrenando en los mercados internacionales, pero los resultados distan mucho de ser los esperados. Costó 48 millones de dólares y al momento casi llega a los 60 en la taquilla global. Su debut, el 15 de noviembre, en EE. UU. estuvo debajo de los 10 millones de dólares cuando la expectativa era que al menos los alcanzara. Los otros estrenos de esa semana fueron “Contra lo imposible” y “El buen mentiroso”. Una semana después llegó “Frozen II” que acaparó la taquilla. La crítica se dividió (tiene un 51% en el meta sitio Rotten Tomatoes) y el público tampoco le fue del todo favorable (el resultado en Cinema Score, le otorga una B+; dicho estudio refleja la aceptación del público y da cuenta de qué tanto se puede esperar que se conserve en taquilla; lo ideal es una calificación A o más).
¿Qué falló? Probablemente una serie de elementos, pero los más obvios están en la estrategia de marketing y de distribución. La fecha de su estreno le dio poca ventana de acción (“Frozen II” la enterró) y al público le llamó poco la atención. Las críticas no ayudaron y eso que ello tampoco es una garantía (“Terminator: Dark Fate” obtuvo un 70% en Rotten Tomatoes, la mejor de las últimas entregas y fracasó; “Venom” con un 29% se convirtió en uno de los éxitos del año pasado con más de 850 millones en la taquilla global). También está el hecho de que cuenta con un reparto poco atractivo. Declinaron participar Lupita N’yong’o, Emma Stone, Margot Robbie y Jennifer Lawrence, todas actrices en ascenso o con nombres mucho más reconocidos a nivel internacional, como en su momento pasara con Barrymore, Liu y Diaz. De las nuevas ángeles, sólo Kristen Stewart cuenta con un nombre internacional gracias a la saga “Crepúsculo”, pero el éxito de ésta ya data de principios de la década. La acompañan Naomi Scott, quien cuenta con el éxito de “Aladino” en 2019, pero eso no la hace una estrella, y Ella Balinska, quien es prácticamente una debutante. El elenco de reparto incluye a Patrick Stewart, Banks y Luis Gerardo Méndez, ninguno de los cuales es precisamente un imán en taquilla. Además, está el hecho de que la cinta se esfuerza mucho por plantear el universo y por incluir referencias, más que por brindar una historia entretenido y con un eje claro. Es decir, abarca mucho y aprieta poco, lo que ya ha mostrado ser una falla en cintas con pretensiones similares como “Batman vs Superman” o “La liga de la justicia”. “Ángeles de Charlie” pudo seguir las enseñanzas de una franquicia como “Rápidos y furiosos” que precisamente prepara un spin-off con sus personajes femeninos.
Por otra parte, lo cierto es que, si bien los filmes de acción protagonizados por mujeres han demostrado funcionar en los últimos años (ahí están “Mujer Maravilla” y “Capitana Marvel”), la “nueva versión” o la expansión de “Los Ángeles” de Charlie” pierde cierta autenticidad que la haga, más allá de clichés o elementos “empoderadores”, conectar con las nuevas generaciones; es una película de acción más. No hay nada que la distinga del todo, tampoco se desarrolla del todo a los personajes, ni siquiera al de Naomi Scott, en quien se enfoca principalmente la historia y eso que lo poco que se plantea es atractivo y daría un buen balance. Así las cosas, es difícil asegurar que no sea sólo Charlie el que quiera decirles, una y otra vez, “Hello Angels!”