Por la crisis en Londres, renunció la CEO de Uber para el Reino Unido

La CEO de Uber para toda Europa del Norte, incluido el Reino Unido, renunció con un correo electrónico este lunes. ¿La causa? La bomba de la semana pasada: Londres no le renueva la licencia.

Uber
Bigstock

La lucha por mantener a Uber activo en Londres ya cobró su primera “víctima”. Se trata de Jo Bertram, la máxima responsable de Uber en Gran Bretaña, “quien dejará la aplicación de transporte”, confirmó Reuters. “Lo hará al mismo tiempo que la empresa lucha para anular la decisión de despojarla de su licencia en Londres”, agregó la agencia de noticias.

El regulador de transporte de la capital británica decidió la semana pasada no renovarle a Uber la licencia. Las razones son el enfoque de Uber para reportar infracciones criminales graves y las escasas verificaciones de antecedentes de los conductores.

En un correo electrónico dado a conocer por Reuters, Jo Bertram, quien es (o era) la CEO para Europa del Norte (y tenía la responsabilidad sobre Gran Bretaña, entre otros países), dice que la firma necesita un nuevo gerente en la región para abordar los problemas que enfrenta. “Teniendo en cuenta algunos de nuestros retos actuales, ahora es el momento adecuado para un cambio de rostro, y para entregar el puesto a alguien que estará aquí un largo plazo y nos llevará a la siguiente fase”, explica en el correo.

Pierre-Dimitri Gore-Coty, CEO de Uber en Europa, Oriente Medio y África, respondió que la firma ahora buscará el reemplazo de Bertram. “Jo seguirá con nosotros durante las próximas semanas para ayudar con una transición suave, y espero trabajar en estrecha colaboración con el excelente equipo que deja”, apuntó Gore-Coty en otro correo.

Reuniones clave

Por ahora, el jefe de la firma en Londres, Tom Elvidge, llevará adelante las negociaciones con las autoridades del Reino Unido de manera provisional. De esos encuentros también participará el presidente ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi. La primera reunión será este martes 3 de octubre, en Londres. Allí se encontrarán con el jefe del regulador de transporte de la ciudad, en un intento de seguir operando en uno de sus mercados más importantes fuera de Estados Unidos.

Bertram era la encargada de dirigir las operaciones de la aplicación en 10 países. Además de Gran Bretaña, abarcaba a Irlanda, Bélgica, Holanda y Luxemburgo, entre otros. “Una nueva oportunidad ha surgido y allí podré aplicar lo que he aprendido aquí (en Uber)”, explicó Bertram sin decir a dónde trabajará ahora.

Como se recodará, la noticia generó impacto mundial cuando la semana pasada el regulador de transportes de la capital británica le retiró la licencia argumentando “falta de responsabilidad” respecto a sus implicaciones en la “seguridad pública, en general, y la de los particulares, en concreto”. La compañía tiene que dejar de operar desde octubre, aunque tiene un plazo de 21 días para recurrir la decisión.

El revés a Uber en Londres no es un tema menor, ya que la ciudad se va a convertir en un espejo para otras que enfrentan discusiones similares: aprobar o no a Uber.


Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo