CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Por culpa del nuevo etiquetado, Lala podría castigar a algunas de sus marcas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
En una conferencia con analistas, Lala aseguró que ante el nuevo etiquetado reformulará algunos de sus productos y reconfigurara su portafolio.

La nueva ley de etiquetado está a poco más de tres meses de entrar en vigor y el impacto será sentido por los consumidores. Empresas como Lala han comenzado a tomar cartas en el asunto.

La desaparición de los personajes de marca en los empaques, que es apenas una de las consideraciones que contempla esta ley, hará que los productos sean más caros en punto de venta.

El golpe al consumidor

Cuando menos así lo refiere César Enríquez Morán, director de la Asociación Americana de Marketing (AMA), quien tal y como publican diversos medios, ha indicado que con esta normativa “vas a matar al Osito Bimbo, al Tigre Toño y al Pancho Pantera, en estos productos de consumo la influencia del empaque es hasta un 30 por ciento la decisión de compra, si se caen las ventas ese mismo porcentaje se incrementará de precio al consumidor, porque las empresas no están dispuestas a tirar dinero”.

Este aspecto deberá de ser atendido por las empresas que se verán afectadas con esta actualización, mismas que tienen hasta octubre para ajustar sus estrategias y lograr que el nuevo etiquetado pegue lo menos posible tanto a sus negocio como a la relación con sus consumidores.

Para las empresas el irá más allá de sólo refrendar su valor ante sus públicos meta y es que muchas de las marcas que se verán afectadas deberán incluso modificar sus productos a tal grado de cambiar las fórmulas del grueso de sus productos para estar en línea con la nueva normativa.

Nuevas fórmulas y marcas “castigadas”

Así lo dejó ver Lala, empresa mexicana que en una conferencia con analistas aseguró que ante el nuevo etiquetado reformulará algunos de sus productos.

“Un tercio de nuestro portafolio no se verá afectado por la nueva ley y, por otro lado, hemos estado trabajando en la formulación de nuestros productos. Estamos reduciendo el azúcar y el sodio en varios productos, sin sacrificar el perfil o las características de los productos para mantener las preferencias del consumidor”, puntualizó Arquímedes Celis, director general de Grupo Lala .

Con este movimiento se espera que la marca pueda reducir la cantidad de etiquetas que deberán de imprimir en el empaque de los productos.

Con esto en mente, y sumado a las nuevas condiciones que dejó la pandemia, Lala estaría apostando por racionalizar y reconfigurar su portafolio con la idea clara que la tendencia de comer en casa se mantendrá durante los siguientes meses, lo que favorecerá, por ejemplo el consumo de leche, crema, queso, mantequilla y cárnicos, pero que podría afectar a otros segmentos como el yogurt bebible y postres.

Con esto en mente, el portafolio se racionalizará y tendrá una nueva configuración para contrarrestar la sobreinversión en el lanzamiento de muchos productos que la marca hizo el año pasado y que dadas las condiciones actuales así como con la inminente llegada del nuevo etiquetado podría no ser tan rentable.

“Las inversiones en marca nos permiten reducir el costo operativo y la complejidad. Durante este trimestre la innovación está más enfocada en productos con ciclos de vida más largos que ofrecen márgenes más altos, hay más productos individuales con énfasis en la optimización de productos en términos de precio, niveles de desperdicio y costo total”, detalló Celis.

Una tendencia generalizada

Lo hecho por Lala parece ser un movimiento que se adapta a la tendencia mundial. rande marcas como Coca-Cola, Mondelez o Pepsi parecen estar reduciendo su oferta para centrarse en sus productos clave, con el fin de optimizar sus cadenas de producción.

Cuando menos así lo refiere un reciente análisis firmado por CNN, el cual argumenta que la medida responde a la necesidad de hacer más eficientes las cadenas de suministro.

Esto no sólo supondrá menos marcas con más productos en los anaqueles de los supermercados; sino que un cambio radical en el terreno de la comunicación.

Las audiencias estarán expuestas a estrategias de marketing y publicidad enfocadas a pocas marcas.

Para las empresas esto suma, cuando menos de momento, a la ecuación ganar-ganar. No es un secreto que los presupuestos en publicidad y mercadotecnia se han reducido, y con menos marcas que vender es mucho más sencillo maximizar resultados.

Lo que queda en duda es si esta estrategia durará para las empresas y los analistas coinciden que esto no sucederá.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Artículos Premium

Artículos Premium

Más de Merca2.0

Artículos relacionados