Pop-Tarts llegará por primera vez al Super Bowl y lo hará de la mano de Queer Eye de Netflix

  • Pop-Tarts emitirá su primer spot durante el Super Bowl LIV y lo hará de la mano de Queer Eye de Netflix.

  • Uno de los “cinco” será el protagonista de la campaña: Jonathan Van Ness.

  • El Super Bowl LIV se llevará a cabo el domingo 2 de febrero en el Hard Rock Stadium en Miami Gardens, Florida.

Durante los últimos dos Super Bowls, Kellogg presentó sólo una de sus marcas: Pringles. Este 2020, el gigante cambiará la estrategia, anunciando a Pop-Tarts.

La marca emitirá su primer spot durante el Super Bowl LIV y lo hará de la mano de Queer Eye de Netflix. Uno de los “cinco” será el protagonista de la campaña: Jonathan Van Ness.

La serie se estrenó el 7 de febrero de este año. Es un reboot de Queer Eye for the Straight Guy. La nueva versión integra a los Fab Five: Antoni Porowski, experto en comida y bebidas; Tan France, experto en moda; Karamo Brown, experto en cultura; Bobby Berk, experto en diseño and Jonathan Van Ness, experto en orden.

Notas relacionadas:

Recordemos que la serie Queer Eye está protagonizada por cinco chicos abiertamente gays y su objetivo inicial era justamente mostrar de primera mano la experiencia de algunos participantes con la temática del rechazo que la comunidad LGBT padece.

El contenido conecta directamente con el público gay, pero también con una diversidad de minorías, como los afroamericanos e incluso con las personas religiosas, basta con ver la primera temporada. En ella, han sabido integrar estas temáticas, que enganchan a los televidentes.

Fue tan aplaudida por los consumidores de contenido en streaming que requirió nueva temporada. Su continuación integró más casos enfocados en cuestiones sociales, que de la comunidad propiamente. Expandió su alcance.

Ahora son tan populares que uno de sus representantes es embajador de marca de una firma que no necesariamente quiere llegar a la comunidad gay, simplemente sabe del carisma de Jonathan.

El comercial que protagonizará, tendrá una duración de 30 segundos y será producido por la agencia creativa de Pop-Tarts, MRY, dando prioridad al nuevo Pretzel Pop-Tarts.

Pop-Tarts, propiedad de Kellogg’s, dijo que aprovechará los días del Super Bowl, en los que se venden más bocadillos en el año, para anunciar sus productos dulces y así romper la tradición de comer alitas, pizza y guacamole durante la transmisión.

“No hay un escenario más grande para las marcas que The Big Game y dado que esta será nuestra primera publicidad durante este evento de visita obligada, queríamos ser los primeros en anunciar que la marca Pop-Tarts estará allí”, dijo su director senior de mercadotecnia, Philipp Schaffer.

El Super Bowl LIV se llevará a cabo el domingo 2 de febrero en el Hard Rock Stadium en Miami Gardens, Florida.

El año pasado, sólo 30 segundos de cada comercial costaron a las compañías un récord de $ 5.25 millones durante el enfrentamiento entre los Rams de Los Ángeles y los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.