¿Qué pasa en Rio? Ahora detienen a atletas australianos por alterar sus acreditaciones

Los juegos olímpicos que se celebran en Brasil no sólo han dado momentos intensos y dramáticos en las pistas, albercas, tatami, o en las canchas, también se han destacado por sucesos que afectan de manera negativa de una u otra forma la imagen de Rio, del país y, sin olvidar a las delegaciones de algunos países.

Ahora son los atletas australianos los que atraen los reflectores de los medios, no por haber obtenido alguna medalla, sino por verse involucrados en una situación que quebranta las reglas de los juegos. Lo anterior, debido a que por lo menos 9 deportistas fueron detenidos durante el partido semifinal de basquetbol entre Australia y Serbia.

De a cuerdo con reportes de la BBC y NBC News, fueron detenidos para ser interrogados por las autoridades por supuestamente alterar sus acreditaciones para conseguir mejores asientos en el partido.

Esto vuelve a ser un incidente que afecta la imagen no sólo de los atletas (aunque no se han dado a conocer sus nombres), también la la delegación de su país.

La presidenta ejecutiva del Comité Olímpico Australiano, Fiona de Jong, tuvo que explicar el motivo de la detención, dijo que los deportistas habían entrado por “error” a la cancha sin la acreditación correcta. Agregó que funcionarios de la delegación trabajan con las autoridades brasileñas para aclarar lo sucedido.

Los incidentes en Rio en los que se ven involucrados atletas de diferentes países podrían traer más efectos negativos que sólo la exposición en los medios (afectando su brandig personal), también hay posibilidad de sanciones e incluso complicaciones con las marcas que los patrocinan.

Al menos es uno de los posibles efectos que los medios estadounidenses se cuestionan con Ryan Lochte que, aunque “libró” el escándalo en Brasil, no logró evitar que fuera señalado como el responsable de inventar el robo que provocó que dos de sus compañeros del equipo de natación fueran detenidos.

El medallista en Rio es embajador de marcas como Speedo, Airweave e Polo Ralph Lauren, pero algunos medios ya refieren que el escándalo podría perjudicar su capacidad para captar nuevos patrocinios o afectar la relación con los que tiene.