Una de las normas del marketing actual es la personalización de la oferta para adaptarse a las necesidades de cada consumidor. Nestlé lo sabe y ha lanzado una nueva variedad de su popular barra de chocolate KitKat que apuesta por esta premisa.

Frente a un consumidor exigente que espera ser tratado como individuo, dejar de lado la personalización en cada punto de contacto puede significar una importante pérdida para las marcas.

Basta con reconocer que, según proyecciones entregadas por Accenture, la falta de confianza y la personalización deficiente costaron a las empresas 756 mil millones de dólares durante 2016, al tiempo que este mismo factor llevó a 43 por ciento de los consumidores a cambiar de compañía.

Una barrita por 333 pesos

Estas cifras han hecho que cada vez más marcas ajusten sus planes de negocio para hacer personalizabas sus productos, con el único fin de no sólo adaptarse a las demandas de un grupo de consumidor, sino de atender las exigencias de cada posible consumidor de manera directa y única.

En esta línea, Nestlé lanzó una versión artesanal de KitKat para el Reino Unido la cual se caracteriza por permitir a los clientes elegir entre mil 500 combinaciones de sabores y personalizar su empaque para tener una experiencia original y única.

La creación que se ha denominado “KitKat Chocolatory”, misma que hará su aparición formal durante las siguientes fiesta decembrinas, se materializará en “bares” ubicados en las tiendas John Lewis en donde los interesados podrán tener un chocolate único y justo a su antojo.

A decir de la marca en un comunicado de prensa, esta es la noticia más importante para la marca en 20 años, luego del anuncio del KitKat Chunky.

El precio de la personalización

Si bien la propuesta es interesante en más de un sentido y consigue adaptarse a las nuevas exigencias del consumidor, lo cierto es que el precio de cada barra también es un aspecto que resalta a la vista.

Cada una de las piezas derivadas de esta experiencia premium tendrá un costo cercano a las 14 libras; es decir cerca de 17 dólares o bien 332.98 pesos al tipo de cambio actual.

Si bien el precio podría parecer elevado para una barra de chocolate que, aunque personalizada, no deja de ser un producto de consumo habitual, la realidad es que existen buenas posibilidades de que este producto se traduzca en un éxito para Nestlé por las siguientes razones:

-Edición limitada: se trata de una edición especial que casi por definición despierta el interés de las audiencias ante la urgencia por no perderse una experiencia que quizá no regrese nunca más.

-Dispuestos a pagar más: tal y como refiere el estudio Customer Experience Impact Report, más el 60 por ciento de los consumidores está dispuesto a pagar más por un producto o marca que ofrezca una buena experiencia más allá del uso per se de los productos.

Aún cuando estas cifras podrían augurar el éxito de la campaña, lo cierto es que habrá que esperar para entregar un dictamen final sobre esta interesante estrategia de marketing que apuesta por un alto nivel de personalización, toda vez que al interior de la industria aún no se tiene un consenso sobre la verdadera eficacia de este tipo de estrategias.

De hecho, el 40 por ciento de los mercadólogos en el mundo declara que aún es temprano para decir si las estrategias de marketing personalizadas tiene efectos en los niveles de conversión en ventas, mientras que sólo el 13 por ciento de los mismos indica que gracias a estas acciones sus índices de conversión se han elevado más del 50 por ciento, según cifras publicadas por Statista.