• Cifras obtenidas por Dynamic Signal apuntan que, desde 2016, los millennial son la población más numerosa en el trabajo

  • Según CMO, esta población tiene en promedio 7.7 dispositivos inteligentes, y usan alrededor de 3.3 diariamente

  • La campaña de Pampers fue creada or la agencia McKinney, tanto en su formato largo como en versiones de 15 segundos

Tener un bebé es una experiencia compleja. De acuerdo con Money Under 30, el costo promedio mensual puede superar los dos mil 700 dólares en Estados Unidos (EEUU). Lo anterior no cuenta gastos únicos, como el dinero perdido en licencias de maternidad/paternidad o la inversión hospitalaria. A eso hay que sumarle, como lo apunta una nueva campaña, el costo físico y emocional de ser responsable de otro ser humano.

Pampers lanzó hace unas horas el video New World. Este comercial es parte de una campaña más amplia llamada Love The Change. En el anuncio, la marca muestra algunas de las situaciones más demandantes de tener un bebé. Como por ejemplo, los llantos constantes, los desvelos y la incertidumbre de no saber qué sucede si presentan síntomas o problemas de salud. A la vez, reafirma que es una experiencia inigualable que cambia la vida por completo.

La empatía de una campaña por los millennials

Esta campaña parece dirigida específicamente a la población millennial. Varios medios han reportado que esta población no solo tiene menos bebés por cuestiones financieras. Además, como apunta The Telegraph, muchos individuos de este segmento están aterrados de comenzar una familia. Según el Pew Research Center, esto mismo provoca que muchos individuos en este segmento también tiendan a ser sobre-protectores con sus hijos pequeños.

Apelar a los diferentes valores y preocupaciones de los millennials no es algo exclusivo de esta campaña. Match.com lanzó hace días una activación para abordar la diferente forma en que estos individuos conciben las citas. Coors Light, para generar empatía con un estilo de vida más relajado, también lanzó un anuncio que buscaba relacionarse con la comodidad.

Es positivo que las marcas empiecen a adaptarse a las necesidades y aspiraciones de la población millennial. Al final, como apunta Buxton, este segmento del público está por fin alcanzando su punto de mayor gasto. Por otro lado, es lamentable que las marcas no hayan invertido con tanto énfasis en este tipo de campaña con anterioridad. Al final, la lealtad debe construirse en el transcurso de varios años. De cualquier forma, es mejor tarde que nunca.