Durante la tarde de ayer, medio estadounidenses anunciaban la llegada de Krispy Kreme a Walmart en aquel mercado, hecho que abriría nuevas oportunidades para ambas firmar involucradas en este acuerdo.

Desde ahora, algunos productos de la marca se venderán en los pasillos de Walmart bajo el nombre de Krispy Kreme Donut Bites y Krispy Kreme Donut Mini Crullers, los cuales llegarán a la tienda en linea del retail en julio próximo.

“Durante más de 80 años, los fanáticos de todo Estados Unidos nos han pedido que traigamos el gran sabor de Krispy Kreme a su vecindario“, dijo David Skena, director de marketing de Krispy Kreme en un comunicado. “Ahora, con la ayuda de nuestros socios en Walmart, podemos hacer exactamente eso”.

Es importante mencionar que este es el primer acuerdo que la marca de comestibles acepta para comercializar sus productos fuera de sus propios puntos de venta.

¿Krispy Kreme a Oxxo?

Luego de darse a conocer este movimiento, todo parece indican que la popular marca de donas ha querido hacer un similar para el mercado mexicano llevando sus productos a una de las cadenas de tiendas de conveniencia más grandes del país: Oxxo.

Cuando menos así lo han revelado desde redes sociales cientos de usuarios, mismos que han indicado que desde ahora las cajas de Krispy Kreme se venden en los establecimientos de la marca propiedad de Femsa.

La noticia causa especial conmoción entre los usuarios de estas plataformas de interacción sociales, quienes expresaron su ánimo por la llegada de esta marca al portafolio de productos disponibles en Oxxo.

De esta manera, la etiqueta “Krispy Kreme” se ubico como una de las primeras tendencias en Twitter entre la noche de este lunes y las primeras horas de este martes.

A decir de las cifras entregadas por Twitter, al cierre de esta nota la etiqueta ya se ubicaba dentro de los primeros 10 temas más populares en el país con un total de 5 mil 575 mensajes relacionados.

El reto para ganar alcance

Con esta nueva asociación aunque la marca estaría ganado en alcance y presencia de marca, es posible que pierda en términos de experiencia.

El gran reto será transportar el sabor y la experiencia con el producto a una caja que podría pasar varios días en el anaquel.

Nuevamente resulta interesante remontarnos a lo que sucedió con Starbucks el año pasado cuando decidió crear una alianza con Nestlé para llevar sus productos a los anaqueles de los supermercados.

Aunque de manera quizá inconsciente, el cliente frecuente de Starbucks no paga por una taza de café; el precio de cada bebida y panecillo es aceptado y pagado por la experiencia que ofrece el establecimiento en sí mismo y todo lo que ahí se conjuga. La gente compra la “experiencia Starbucks”, no sólo un café firmado por la marca.

La marca de cafeterías se ha destacado por ser especialista en el diseño de experiencias, lo que de manera inmediata se ha visto reflejado en sus números de negocio.

No obstante con la llegada de las cápsulas y demás productos que prometieron desde el año pasado llevar los sabores de Starbucks al hogar, mucho se habló sobre las posibles afectaciones que la marca podría enfrentar en sus procesos de llevar al cliente a pagar por una experiencia.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299