Netflix y el marketing de nostalgia

Sin duda alguna, una de las estrategias de marketing que ha probado ser sumamente exitosa es la de recurrir a la nostalgia. Ejemplos podemos encontrar en cualquier lugar en el cual fijemos la mirada: videojuegos, con Nintendo y el lanzamiento de su mini NES; calzado con Nike y Converse “renovándose” con la recuperación de antiguos modelos que marcaron época y cine con casos tan exitosos como Star Wars: Episodio VII, El Despertar de la fuerza que logró reunir un poco más de 900 millones de dólares en cartelera. Y ahora Netflix se ha sumado de lleno a esta tendencia, basando su estrategia en la nostalgia para competir con el contenido original de sus principales contendientes en el mercado: HBO y Amazon Prime.

En el estudio Brand Intimacy Report realizado por la agencia MBLM se señala que las marcas que más han recurrido a la nostalgia con resultados exitosos son Walt Disney, Apple, Netflix, Amazon y Nintendo. Y en el caso de Netflix -líder en el mercado del streaming audiovisual con un ingreso anual bruto de 8 mil 830 millones de dólares- es evidente que esta estrategia será su punta de lanza para competir y atraer más usuarios a su servicio de paga.

Su apuesta más emblemática fue la creación de Stranger Thingsserie protagonizada por Winona Ryder cuyas alusiones a la cultura pop de los 80 le ganaron millones de seguidores y suscriptores. Como ejemplos también podemos encontrar la producción de la serie animada de Voltron, la inclusión al catálogo de Gilmore Girls, el proyecto para producir contenido original basado en el videojuego de culto Castlevania y su apuesta por financiar y finalizar The Other Side of the Windla película inconclusa que dejó el mítico director estadounidense Orson Wells.

¿Se podría considerar que Netflix está abusando de esta estrategia de marketing? Puede que sí, si se evalúa la calidad del contenido original que están produciendo. No se puede decir que la película Beast of no Nation o la serie de ciencia ficción The OA sean malas, pero no se pueden comparar con Manchester by the Sea -nominada al Óscar- y Mozart in the jungle de Amazon Prime o con Game of Thrones Westworld de HBO.

¿Será suficiente la nostalgia para mantener el trono de Netflix en el mercado del streaming audiovisual? Tal vez debería de reconsiderar su estrategia de marketing, ya que Amazon Prime -que actualmente cuenta con 50 millones de usuarios- y HBO -que ha llegado a 134 millones de suscriptores que por lo menos se duplicarán con el lanzamiento de la séptima temporada de Game of Thronesestán pisándole los talones basados únicamente en la creación de contenido original de altísima calidad.

 

 

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299