Nadie imaginaba esto: obligan a Google a pagar US$ 2.700 millones

Se esperaba que la Unión Europea multara a Google por abuso de posición dominante, pero nadie sabía que el monto iba a duplicar la sanción más alta que había impuesto la propia entidad.

El gigante estadounidense Google recibió este martes la mayor multa antimonopolio que haya impuesto nunca la Unión Europea: se trata de 2.424 millones de euros (unos US$ 2.700 millones) por vulnerar la competencia en el mercado de las búsquedas por Internet.

El origen de la multa tiene que ver con lo que la UE considera posición de abuso de poder en el mercado que Google aprovechó para promocionar su servicio de shopping para comparar precios frente a otras soluciones de la competencia, con páginas como Foundem.co.uk o Kelkoo.com.

“Bruselas argumenta que la empresa fundada por Larry Page sitúa en una posición prominente sus propios servicios (Google Shopping), independientemente de su relevancia, y oculta otros de los competidores”, publicó El País.

Se trata de la sanción más grande que jamás haya determinado la Comisión Europea por algo similar, ya hasta ahora el triste récord a la mayor multa la tenía Intel, desde 2009, con 1.060 millones de euros. Ver: “Comisión Europea podría multar a Google con mil millones de dólares por prácticas monopólicas”

No será el último

El fallo de la UE sobre el comparador de precios es el primero de una serie de sanciones que se vendrán para Google. “Después llegará otro que también acumula una larga trayectoria, relativo al mercado de publicidad (AdSense). Bruselas objeta los contratos abusivos que la firma impone a otras webs que muestran anuncios de Google”, explica el medio español.

Y hay un tercero, relacionado con Android. La UE acusa a Google de forzar a los fabricantes de móviles y tablets a que preinstalen aplicaciones de la compañía para que puedan incluir el sistema operativo Android.

El caso comenzó a investigarse en 2010, y en 2014 las pruebas presentadas por Google fueron consideradas como insuficientes, lo que llevó a una acusación formal por parte de la Unión Europea en 2015. El fallo llegó recién ahora, en 2017.

El gigante de Internet podría recurrir la multa ante el tribunal supremo de Luxemburgo, algo que Google no ha confirmado aún.

Nike en la mira

Una acusación parecida es la que enfrenta Nike en Europa, ya que se la acusa de restringir a los fabricantes locales europeos y de impedir comercializar y fabricar, aunque quisieran negociar para hacerlo.