Luego de una consulta ciudadana, los pobladores de Mexicali dijeron no a la construcción de la planta de Constellation Brands en aquella región.

Dede hace ya varios meses, el gigante cervecero que importa la cerveza Corona y el resto de marcas del Grupo Modelo a Estados Unidos, construye un nuevo complejo cerca de franja fronteriza con Estados Unidos, mismo que aunque promete generar empleo y nuevas fuentes de ingresos para la región, ha sido vista por los pobladores como una amenaza para el correcto suministro de agua.

Es importante mencionar que la inversión destinada a la construcción de la fábrica es cercana a los mil 400 millones de dólares y se tenía previsto que estuviera lista a finales del año siguiente.

La planta no va

Aún con esta inversión, la subsecretaria de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos,Diana Álvarez Maury, destacó que la consulta ciudadana realizada este fin de semana ente los habitantes de Mexicali para definir el rumbo de este proyecto, arrojó que el 76.1 por ciento de los ciudadanos está en contra de que se termine de construir una planta de cerveza firmada por Constellation Brands.

En conferencia de prensa Alvaréz Maury, destacó que luego del resultado la Comisión Nacional del Agua (Conagua) no otorgará los permisos correspondientes para operar la planta y el gobierno federal se pondrá en contacto con la empresa para subsanar los daños.

En detalle, se estima que de los 36 mil 781 votos, el 76.1 por ciento voto en contra, 23.2 por ciento apoyó la construcción mientras que 0.7 por ciento fueron votos nulos..

La Bolsa reacciona y el sector empresarial también

Luego de esta decisión que frenará el avance de la planta que ya se encuentra al 70 por ciento de construcción, las acciones de la firma estadounidense se desplomaron en la Bolsa en un 14.28 por ciento para alcanzar un valor de 105.42 dólares por título, de acuerdo con cifras entregadas por Bloomberg. La caída es importante si consideramos que este escenario de pérdidas no se había registrado desde enero de 2015, cuando sus acciones se encontraban en los 114.75 dólares.

El sector financiero no fue el único en reaccionar. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) solicitó anular la consulta al asegurar que se llevó a cabo en medio de irregularidades como la coacción del voto y acarreo de personas a cambio de dinero.

En días pasados mediante un video difundido en sus redes sociales, el presidente de dicho organismo, Gustavo de Hoyos Walter, afirmó que la suspensión de la construcción de la planta supondría un “acto temerario y contrario para la economía del país”, al tiempo que afirmó que el paro sería una amenaza a la libertad de emprender.

De igual manera, el Consejo Coordinaron Empresarial (CCE) emitido un comunicado en el que rechaza los resultados de la que considero una “consulta irregular”, al asegurar que la decisión genera “un entorno de incertidumbre jurídica que afecta la posibilidad de inversión de calidad a nuestro país”.

A este rechazo se sumaron organismos como la Cámara Nacional del Autotransporte de Pasaje y Turismo, Canapat; Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones, ANPACT; Asociación Mexicana de la Industria Automotriz; AMIA, Industria Nacional de Autopartes, INA; Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, Canacar y otras 115 agrupaciones, en un documento que divulgado por la Confederación de Cámaras Industriales, (Concamin) en el que indican que la consulta popular efectuada el fin de semana careció de fundamento legal, aún cuando la empresa Constellation Brands obtuvo todos los permisos y licencias en dicho caso.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299