Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Marketing político: los excesos del lenguaje corporal entre Macron y Sánchez 

En las cumbres presidenciales, los gestos corporales buscan mostrar fortaleza, quién representa a la mayor potencia y quién es el vulnerable.

En las redes sociales no ha pasado inadvertido el “duelo corporal” que, literalmente, tuvieron los presidentes de Francia y España, Emmanuel Macron y Pedro Sánchez, en su último encuentro en Versalles.

El saludo que ambos líderes tuvieron en el ingreso al lugar de la reunión, de la que participaron varios mandatarios de Europa, llamó la atención de los medios por su efusividad, con besos, abrazos, muchas palmadas en la espalda y apretones de manos inusuales entre dos líderes mundiales.

La buena relación entre Macron y Sánchez, que se reunieron para analizar la dura realidad del conflicto Rusia-Ucrania, generó conversación en las redes sociales y los medios europeos. Miles y mensajes bromean sobre el episodio.

En algunos se habla de amor y amistad, y otros dicen que, en rigor, se estaban “cacheando” para saber si ninguno traía armas al encuentro, siempre en tono de broma.

Lo cierto es que no se trata de una cosa, ni de la otra: todo se reduce el marketing político y el lenguaje corporal que ambos quisieron dar

A nivel presidencial, se trata de dominio, de tener el control de la situación, de mostrarse más o menos amigable, según el objetivo de cada uno.

En este caso, evidentemente ambos tenían la misma misión: mostrarse fuerte frente al otro.

Las palmadas en la espalda lo son todo en esta clase de encuentros, quién palmea está mostrándose más fuerte.

Los apretones de manos también son clave. Basta recordar el saludo entre Donald Trump, entonces presidente de los Estados Unidos, y Kim Jong-un, líder coreano, en junio de 2018, con un saludo de 12 segundos en el que ambos quisieron mostrar su dominio.

También es clave quién guía a quién luego del saludo, yla dirección de las miradas y la utilización posterior de las manos.

Cuando Trump y Vladimir Putin se encontraron en julio de 2018, antes del Mundial de Rusia, el psicólogo especializado en comportamientos Peter Collett habló de una “combinación de dominio y vulnerabilidad en las gestualidades y actitudes” de los líderes estadounidense y ruso.

Trump mostró “seguridad” al entrar al salón donde los dos se enfrentaron a las cámaras de fotos y de video, dijo Collett. Explicó que el líder ruso avanzó con mayor confianza en sí mismo y que Trump acompañó a Putin hacia su silla para “tomar rápidamente el control de la situación”.

La ubicación de las manos juntas en forma de una pirámide invertida fue una de las marcas de imagen de Trump durante su mandato al frente de la Casa Blanca.

Cuando estuvo con Putin, usó ese gesto “muy dominador” más de una vez, de acuerdo con Collett.

Según el mismo especialista, el exprimer Ministro del Reino Unido, Tony Blair, lo usaba con mucha frecuencia en sus encuentros con el expresidente de los Estados Unidos George W. Bush.

Lee más:

La última lección que nos da Peña Nieto sobre marca personal y lenguaje corporal

4 tips sobre lenguaje corporal que te ayudarán a tener éxito

Lenguaje corporal, 8 movimientos y posturas que no debes realizar

 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados

Kevin Bacon hamburguesas

Kevin Bacon es una hamburguesa

No siempre la publicidad llamativa es exitosa solo por eso y no siempre está relacionada con productos o servicios de buena calidad. Pero si hay casos de éxito que han logrado ser buenos tanto en el beneficio al consumidor como en su comunicación.