Las marcas ya no podrán tocar a sus clientes de ninguna manera a partir de ahora.Tal cual. El diseño de servicio cambiará por completo. Y una forma será el camino de la mercadotecnia urbana indirecta que son los MUPIS (del acrónimo francés Mobilier Urbain pour l’información, que en español sería mobiliario urbano para información). Esos muebles que en la actualidad muchas veces se utilizan sólo para generar contenido a los clientes de plazas comerciales y calles sobre marcas y servicios. Ahora marcas, con la visión de sana distancia, están implementando tecnología para generar ventas directas de sus productos a través de este mobiliario urbano.

Me vienen muchas ideas a la mente de cómo los MUPIS pueden ayudar a generar ventas a marcas sin tocar a los clientes. Desde ventas de lujo, hasta ventas de comida rápida. Muchas gente tendrá miedo a tocar a otros. Entonces todos los métodos indirectos que sirvan para generar comunicación comercial indirecta para desarrollar relaciones comerciales interpersonales serán muy socorridos en los próximos cinco años. Los que nos dure la cruda realidad del Coronavirus. Si es que no nos visitan otras pandemias más.

Ya se veía venir desde hace cinco años que los centros comerciales de lujo estaban cayendo en sus ventas de forma muy importante. Ahora con esta economía de guerra que vendrá en 2020 y 2021 y con el repunte de más de un 60% del comercio electrónico, pues ya nada será combates y el valor del piso de un centro comercial se deteriorará mucho. El metro cuadrado de la renta o venta de un centro comercial se depreciará mucho en LATAM y en Europa y el Mundo. Así que los centros comerciales del mundo la pasarán muy mal. La gente se alejará del contacto directo de las compras offline y buscará compras más sanitarias e indirectas.

¿Cómo serán las compras indirectas y sanitarias en 2020 y 2021?

Los clientes buscarán formas más seguras de comprar “Sin tocar lo menos posible superficies necesarias”.

Las compras offline serán de los más básico e indispensable como en una economía de guerra mundial.

Compraremos en 2020 y en 2021 lo básico que que realmente necesitamos. Lo necesario para vivir. Las necesidades básicas indispensables.

Las mujeres son las clientes más cautelosas para sus compras. Pero aun así las que están comprando más en los estantes digitales.

Las habilidades de comprar en los estantes digitales serán cada vez mayores y esto de comprar en comercio digital es adictivo y nos va a gustar cada vez más y se nos va a quedar como un hábito que ya nunca se nos va a quitar. Ya no seremos los mismo nunca más.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299

Compartir
Artículo anteriorRestaurantes fast food y las nuevas medidas de sanidad
Artículo siguienteDe cómo la industria del cine se está poniendo la soga al cuello
Comunicador de la Universidad Iberoamericana y maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Académico con más de 6 años de experiencia en diferentes universidades. Fundó su agencia hace más de 10 años de la nada -InTrend, the Next Marketing-. Ha asesorado a marcas como adidas, El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, (Bodegas La Negrita) BLN, Royal DSM (Ciencia y nutrición) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. Ha sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar. Twitter @pacosantamaria Instagram @pacosantam