Este fin de semana se cumplirá uno de los eventos más importantes para los fanáticos de The Game of Thrones. Este domingo llega la octava y última temporada de una de las series más exitosas de HBO. La expectativa esta a flor de piel, con lo hasta los directores de Avengers: Endgame se han sumado a esta conversación.

Game of Thrones (o GTO, como también se conoce) rápidamente logró convertirse en una referencia de la cultura pop actual. De hecho, se estima que el 0,13 por ciento de la población mundial observó la séptima temporada al momento de su estreno (10,2 millones de espectadores).

Todo apunta a que la octava entrega de esta serie logrará superar estas cifras, gracias a las acciones de promoción que la casa productora ha lanzado alrededor de la misma.

Los pronósticos de los Russo

La estrategia ha sido tan relevante y efectiva, que el final de la serie ha ganado todo tipo de publicidad, en donde los pronósticos de Joe y Anthony Russo, directores de Avengers: Endgame, sin duda es una de las más importantes.

En plena víspera de la llegada de la última entrega de Los Vengadores, en una entrevista con Mashable, los Russo compartieron sus opiniones sobre cómo podría terminar la famosa serie de fantasía de HBO.

La predicciones de Joe fueron discretas ya que afirmó que, aún como narrador de historias, era “difícil” descubrir cómo podría seguir la historia de “Juego de Tronos”. “Ese programa está tan bien escrito que no puedo imaginar que sea predecible”, afirmó el director.

Por su parte, Anthony tenía algunas ideas más concretas sobre cómo se desarrollaría la trama: ”Se siente como que Winterfell se va a destruir, y los va a llevar al sur. Entonces, todos necesitarán un nuevo hogar en algún momento, por lo que un final satisfactorio no puede ser que todos mueran”.

A esto sumo su expectativa, y lo que debería de suceder para que la saga no decepcione en su recta final: “Alguien tiene que subir a ese trono, de alguna manera hay algo de benevolencia avanzando. De lo contrario, es un final realmente jodidamente deprimente”.

Este será el gran riesgo que tendrá que asumir HBO. No cumplir las expectativas de los fanáticos y quedar con un nivel de satisfacción mediano podría eliminar la rentabilidad de esta serie, misma que en su producción ha absorbido altas tasas de presupuesto.

HBO se ha enfocado en hacer de la serie lo más redituable y rentable posible. Es decir, con hasta 15 millones de dólares en promedio para cada episodio de la octava temporada, lo que busca es tener un producto visualmente impresionante. Para hacer una comparación, series como The Walking Dead (de AMC) estiman entre 4 y 5 millones de dólares por episodio.