Los comunicadores de hoy tienen que conectar con tres generaciones de interlocutores

Los retos que enfrentan los comunicadores hoy en día son monumentales. Al advenimiento de las tecnologías de la información que los enviste como promotores y moderadores de la conversación en lugar de meros difusores de mensajes, hay que sumarle que, coyunturalmente, tienen que comunicarse con tres generaciones de interlocutores a la vez: con los Xennials, con los Millennials y con los integrantes de la Generación Z, cada una con diferentes características, hábitos de consumo, franjas de edad y relación con el medio digital. Son las tres generaciones que abarcan la mayor parte del tráfico digital actualmente.

Los Xennials son los nuevos consumidores más mayores de estas tres generaciones. La principal característica de esta generación, según el periodista Michael Harris, es que aunque no son nativos digitales han desarrollado toda su vida adulta en la era digital. Pertenecen a la última generación que usó el teléfono fijo, el correo ordinario y no usaba las redes sociales para quedar con los amigos y a su vez fueron los primeros en contar con un teléfono móvil, empezar a usar el correo electrónico con la cuenta de hotmail y en descubrir las primeras redes sociales.

Son una micro generación ubicada entre 1977 y 1983, años en los que se estrenaron la primera trilogía de la Saga “Star Wars”. Demasiado jóvenes para ser parte de la Generación X y no llegan a identificarse del todo con sus sucesores, los Millennials. Es muy difícil enmarcar a cada persona dentro de cada una de estas generaciones. Puede encontrarse una persona nacida en el 90 que tenga más similitudes con los Xennials que con los Millennials.

La polémica generación de los Millennials recibe su nombre porque nació antes del nuevo siglo pero alcanzó su edad adulta en el nuevo milenio. Su principal distintivo es que se han desarrollado en la era digital y convirtiendo la tecnología en una forma de vida: Internet, telefonía móvil y redes sociales.

Los Millennials o integrantes de la Generación Y nacieron entre los años 1983 y 1995, pero sobre todo les caracteriza por ser los hijos de la generación del Baby Boom de los años 60. Los destaca su mentalidad abierta, pragmatismo, sociabilidad y pensamiento no lineal. La mayoría de ellos han sido universitarios, pero pese a poseer suficiente formación se ven afectados por alta tasa de desempleo. A pesar de esto la Generación Millennials continúa buscando alternativas para insertarse en el mercado laboral. Se renuevan profesiones y surgen otras. Los Millennials han hecho resurgir negocios clásicos adaptándolos a su vida diaria. Al contrario de sus progenitores, no conciben trabajar para ahorrar si no para disfrutar la vida: viajan, compran y opinan sobre sus experiencias en las redes, para sus amigos, familiares o el resto de consumidores. Este estilo de vida convierte a estos jóvenes en Prosumidores, ya que no sólo son consumidores, a través del feedback que generan las redes sociales son generadores de ideas destinadas a mejorarlos productos y experiencias. Se han convertido en moderadores de opiniones y grandes críticos a la hora de consumir, hasta tal punto de jugar un papel de gran relevancia en la toma de decisiones de algunas marcas.

La generación Z es la que continúa el legado de la generación Y. Sus integrantes han crecido toda su vida en un entorno tecnológico, no conciben el mundo sin teléfonos móviles, Internet o las redes sociales y se sienten más seguros en un entorno digital, que en el físico. Son los nativos entre 1995 y 2016, vivieron su infancia en un contexto incierto, con una recesión económica desde el 2008 hasta 2011. Se han desarrollado en plena crisis, esto les ha hecho ser una generación muy madura, autosuficiente y creativa. Están fuertemente ligados a la cultura del DIY (Do it yourself), por eso son muy autodidactas especialmente de manera online. Son multipantalla, como los millennial, pero multiplicado por dos, por lo que captar su atención es realmente difícil. Los contenidos para ello deben ser realmente vistosos, breves e interesantes.

¿Cómo comunicase al mismo tiempo con tres generaciones tan disímbolas? La clave está en la investigación para detectar intereses y expectativas de cada uno de sus integrantes y en la acuciosa segmentación. Acabó la época de los escopetazos. Los comunicadores de hoy tienen que preparar tiros de precisión adaptados a cada una de las audiencias, para que los mensajes sean efectivos y se logren las respuestas esperadas y el tan mencionado engagement.

Compartir
Artículo anterior16 maneras de renovar tu creatividad
Artículo siguienteNo colgarse medallas, buen mensaje del Presidente
Licenciado en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM y Maestro en Relaciones Públicas por el CADEC, Es socio fundador y Vicepresidente Ejecutivo en AB Estudio de Comunicación y profesor del Máster en Comunicación Digital que imparten el CADEC y la Universidad de Cantabria. Distinguido como Maestro Emérito. Es autor y coautor de libros sobre relaciones públicas. Fue electo “El Publirrelacionista del Año 2013”, reconocimiento al que convoca la Asociación Mexicana de Profesionales de Relaciones Públicas (PRO-RP)