LinkedIn más allá de una vía para el reclutamiento

Las redes sociales han tenido que enfrentar algunos contratiempos en los últimos años. Las principales plataformas como Twitter, Facebook y Google+ están lidiando con las molestas noticias falsas (Fake news), los spam bots y la piratería de datos.

Las filtraciones de datos, el uso indebido de la información de los usuarios y las graves violaciones sobre su privacidad han estremecido incluso a los fanáticos de las redes sociales. 

La secuela es una creciente desconfianza y el éxodo de usuarios, así como una regulación más estricta por parte de los gobiernos de todo el mundo. Twitter, Facebook e Instagram reaccionaron con severas restricciones en aplicaciones de terceros e introdujeron nuevas pautas y reglas de la comunidad para las herramientas de redes sociales. Google+ incluso pronunció el cierre de su red para perfiles privados.

En el caso de Facebook, una de las más afectadas, cambió su algoritmo, lo que disminuyó la visibilidad del contenido de marketing de las páginas comerciales y de las marcas en los Newsfeeds. Con esto, ahora pretenden, según afirman, favorecer el contenido de amigos, grupos y medios de comunicación locales.

Cuando se considera integrar una estrategia digital para una empresa o corporativo, en la baraja siempre aparecen las redes sociales más populares: Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, LinkedIn, Snapchat, en fin. Sin embargo, a pesar de los deseos o pretensiones de muchos directivos de empresa, está claro que no todas las redes sociales son apropiadas para todas las organizaciones.

Sin embargo, cuando se trata de comunicación corporativa hay siempre una coincidencia en cuanto a la elección de la plataforma digital idónea: LinkedIn. Y es cierto que se ha identificado como una eficiente herramienta para el reclutamiento, así como la identificación de talento, pero además es una plataforma que se ha visto ajena a controversias. Quizá por eso goza de cabal salud.

Hoy, esta red cuenta con más de 500 millones de usuarios en alrededor de 200 países en el mundo. Si bien se ha convertido en una importante herramienta de networking y captación de talento, esta plataforma es mucho más que eso; se ha tornado en un foro en donde compartir conocimientos entre profesionales y, sobre todo, un escenario ideal para la construcción y promoción de la marca personal y la del negocio.

Todo el mundo habla sobre el poder de los anuncios de Facebook, lo que no cuestiono, yo los he utilizado con efectividad; sin embargo, ahora las organizaciones no pueden ignorar la plataforma de anuncios de LinkedIn, donde la gran diferencia está en su demografía, compuesta por los tomadores de decisiones.

Eso ya lo han descubierto muchos negocios caseros que desean crecer a través del relacionamiento, referencias o tutorías y quizá ese sea uno de los motivos por lo que las empresas pequeñas y medianas están dirigiendo sus estrategias a una de las formas de marketing digital más económica y efectiva.

Es verdad que las empresas están siendo más cautelosas al usar las redes sociales y en esta nueva visión estratégica, LinkedIn se ha posicionado como el canal más popular utilizado con éxito por sectores como el tecnológico, seguido de Twitter (muy recurrido entre el sector de automotriz) y YouTube (también preferida por los fabricantes de autos).

Hay que recordar que LinkedIn tiene un público singular, ansioso por absorber información y abierto a nuevas posibilidades tanto en el aprendizaje como en el desarrollo profesional. Con solo sentarse en su escritorio, puede conectarse con líderes empresariales globales, acceder a su perfil profesional y explorar oportunidades de negocio, algo asombroso que era impensable apenas en el siglo anterior. 

Una estrategia de redes sociales define cómo una organización utilizará esos canales para lograr sus objetivos de comunicación y la plataforma y herramientas de soporte necesarias para lograrlo. Todo, dentro del contexto de un plan general de negocios y comunicación, donde las redes sociales jueguen su papel en paralelo con otros recursos.  Estamos en la era de la omnicanalidad y será a través de un objetivo y una estrategia bien planteada, lo que determinará cuales son las plataformas más indicadas para sus fines. 

Compartir
Artículo anteriorDe la cima a la cuerda floja
Artículo siguienteLos centennials ven a las marcas como concepto, 3 recomendaciones para llegar a ellos
Licenciado en comunicación con especialidad en publicidad y relaciones públicas por la Universidad Panamericana Máster en comunicación digital por Vertice Business School/Universidad del Rey Juan Carlos Fundador y Presidente de AB Estudio de Comunciación, agencia de comunicación y relaciones con 55 años de trayectoria. Fue vicepresidente y director del diario unomásuno. Ha impartido la materia de relaciones públicas en las Universidad Anáhuac y en la Universidad Panamericana.