Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Las 4 bases para una innovación poderosa

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Es un hecho que la innovación ya no es lo que solía ser. Antes, existía aquel mítico departamento al cual se le encargaba la titánica tarea de trazar el porvenir de los productos de la compañía. Hoy, cualquier departamento está obligado a innovar, no sólo en productos, sino prácticamente en cualquier eslabón de la cadena de valor de la empresa.

Twitter: @carlosluer
Website: about.me/carlos.luer

Es un hecho que la innovación ya no es lo que solía ser. Antes existía aquel mítico departamento al cual se le encargaba la titánica tarea de trazar el porvenir de los productos de la compañía. Hoy cualquier departamento está obligado a innovar, no sólo en productos, sino prácticamente en cualquier eslabón de la cadena de valor de la empresa.

La innovación ha sido la constante que acompaña a la evolución en el mundo. Innovar es el desarrollo y aplicación de nuevas “soluciones” para satisfacer nuevas necesidades y exigencias (existentes o inexistentes), para traducirse en un impacto positivo en la sociedad. Sin embargo, gracias a la franca aceleración en la velocidad de los cambios de la mayoría de los mercados, innovar se ha convertido en un elemento indispensable de supervivencia para cualquier empresa que subsistir en la actualidad.

Como bien se sabe, la única regla de la innovación es que “no existen reglas absolutas”. Hay ciertos parámetros que al considerarlos nos pueden ayudar a ordenar y estructurar mejor nuestra forma de innovar, pero al final, cada empresa debe trazar su propio camino, de acuerdo a sus condiciones. Dicho lo anterior, a continuación comparto 5 principios que considero esenciales y una buena base para sustentar la innovación:

1. Define una cultura de Innovación
Como bien sabemos, la única constante es el cambio. Así pues, la manera más fácil de fomentar la innovación es integrándola a la cultura de la empresa. Por un lado, es muy importante darle al staff la autonomía – y la responsabilidad – de buscar nuevas ideas y probarlas. También es muy importante apoyar la toma de “riesgos” con una buena dosis de tolerancia a los fracasos. En lo individual, no esperes a que una organización establezca una cultura de innovación sino también crea la tuya propia. Las cuatro áreas para explorar al momento de innovar son la creatividad, asumir riesgos, la colaboración y la orientación al cliente. A la hora de establecerlas, asegúrate de que son medibles y de que concuerdan con la misión y cultura de innovación de la empresa.

2. Genera un entorno con incentivos
La innovación puede ser una palabra de “moda” en una empresa o una parte fundamental y continua de su estrategia de negocio. Proveer un entorno adecuado no solo tiene que ver con establecer una cultura de innovación, sino que para incentivarla, hay que mantenerla alejada (dentro de lo posible) de las políticas y obstáculos internos de una organización que le impidan desarrollarse. Abrir un espacio formal y determinado para trabajar en “cosas nuevas” es una forma excelente de darle rienda suelta a la innovación. Una vez que una idea muestra potencial, se puede comenzar a trabajar en regresarla a la estructura original de la organización.

3. Facilita su compenetración en toda la empresa
La verdadera innovación en los negocios tiene que ver con mejoras continuas (e incrementales) en la productividad y en el ahorro de costos de los procesos de negocio existentes. La innovación se debe convertir en una práctica de negocio de tiempo completo y fundamental tan importante como cualquier otro para todos los empleados. No es “algo” que ocurre en algún momento o de lo que un departamento esté a cargo. Es decir, no es el trabajo de “alguien”, sino más bien de todos.

4. Determina las métricas adecuadas
El porcentaje de ventas o ganancias que se dedicará a la innovación, así como la cantidad de recursos de la empresa que se dedicarán a fomentar, capacitar y empoderar la misma son algunas de las métricas potenciales que se pueden monitorear. De igual forma es importante considerar las métricas con las que se medirá el éxito de dicha innovación (ventas a futuro, cuota de mercado, etc.).

Por último, es importante agregar que toda empresa necesita un equilibrio entre la explotación de sus negocios existentes, el crecimiento sostenido en sus mercados y la innovación. Definir el equilibrio entre ésta y las prácticas repetitivas del negocio es fundamental para obtener un beneficio real. La innovación es un proceso y como todo proceso, los esfuerzos deben dirigirse hacia la continuidad y no hacia buscar la “perfección instantánea”. Es muy importante “pensar en grande” pero siempre trabajar y enfocarse en “pequeño”.

¿En tu empresa cómo es la cultura de innovación? ¿Qué rol tienes en la innovación de tu empresa? Participa en este espacio y sígueme en @carlosluer Nos seguimos leyendo en este espacio.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados