x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

¿La Suprema Corte garantizará la reelección de Donald Trump?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
La ratificación de la jueza Amy Coney Barret a la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos es inminente.

El jueves 15 de octubre finalizaron los 4 días de audiencia ante la Comisión Judicial del Senado, y las opiniones, tanto de demócratas como de republicanos, parecen inalteradas luego de la comparecencia de la jueza que aspira a llenar la vacante que dejó la progresista Ruth Bader Ginsburg.

Tal parece que el próximo 22 de octubre todos los demócratas votarán que “No” y todos los republicanos sellarán el futuro del Supremo con un “Si” ,como lo dijo al inicio de las audiencias el presidente de la comisión Lindsey Graham. La mayoría en el Senado se tiñe de rojo y la balanza en la Suprema Corte de Justicia inevitablemente se inclinará hacia el lado conservador.

Las implicaciones son muchas, la primera de estas es el fallo que emita la Suprema Corte luego de la audiencia pautada para el dia 10 de noviembre en torno a la “Ley del Cuidado de Salud Asequible” ,mejor conocida como Obamacare. La garantía de atención médica de más de 20 millones de estadounidenses está en riesgo.

En 2017, la nominada a la suprema corte, Amy Coney Barret, fue crítica de la decisión del magistrado John Roberts, quien habría defendido Obamacare y dijo que él habría promovido la “Ley del Cuidado de Salud Asequible” más allá de su significado plausible para salvar el estatuto.

Otro caso del impacto del desplazamiento del Supremo hacia el brazo conservador es que “Rode Vs Wade” sea revertida, con lo cual los derechos sobre el aborto serían dramáticamente alterados.

Estos dos últimos casos son ejemplo de las repercusiones que podría traer la ratificación de una jueza conservadora en la Suprema Corte de los Estados Unidos, pero quizá el caso más preocupante tenga que ver con las elecciones del 3 de noviembre.

La brecha entre el candidato demócrata y el republicano podría ser mínima , y en ese sentido el escenario inmediato que se presentaría, sería el dirimir el conflicto electoral en el terreno judicial. El equipo de abogados del presidente de los Estados Unidos se prepara para una contienda bastante reñida en un escenario de máxima polarización, donde el voto por correo y las “papeletas por ausencia” (absent ballots) se han quintuplicado en algunos estados por la crisis sanitaria, y en donde el mismo Donald Trump se ha encargado de sembrar desconfianza en el sistema electoral estadounidense. El desenlace podría ser una batalla legal que alcance al Supremo; y siendo este de mayoría conservadora, podría favorecer al candidato republicano garantizándole así la reelección y por ende un segundo cuatrienio en la Casa Blanca.

La magistrada Ginsburg, antes de su muerte, manifestó su deseo de que la vacante que dejara, fuese llenada luego de las elecciones presidenciales. En 2016 Lindsey Graham, se habría opuesto a la elección de un juez en un año electoral, esto ante el deceso del magistrado Antonin Scalia en febrero de 2016 y la nominación del Juez Merrick Gardland para ocupar la vacante de Scalia, nominación realizada por el entonces presidente Barack Obama. Graham habría dicho:-“ quiero que usen mis palabras incluso en contra de mi. Si hay un presidente republicano en 2016 y una vacante llega a darse en el último año de su primer mandato, ustedes podrán señalar que Lindsey Graham dijo, dejemos al próximo presidente decidir…”

Lo cierto es que sus palabras hoy son utilizadas en su contra, tal y como el habría predicho en 2016. Aún así la jueza Barret será ratificada por la mayoría de la cámara alta del Congreso de los Estados Unidos y tal parece que los demócratas no podrán hacer nada para evitarlo. La única opción que tendrían sería recurrir al incremento del número de jueces en la Suprema Corte, la Constitución de los Estados Unidos no contempla el número de jueces que deben constituir al Supremo, de hecho ,esto se ha realizado anteriormente. Abraham Lincoln firmó la “Ley Judicial de 1862” incrementando a 10 el número de jueces en la Suprema Corte. Por su parte John Adams, redujo el número de magistrados a 5 y Thomas Jefferson lo incrementó a 7.

Hace algunos días se le preguntó al candidato demócrata Joe Biden si estaba a favor de incrementar el número de magistrados en el Supremo, a lo que respondió que no quería desviar la atención de las elecciones y que manifestaría su posición al respecto el mismo 3 de noviembre.

Esté o no Biden a favor de incrementar el número de magistrados en la Suprema Corte de Justicia, lo cierto es que la ratificación de Barret es inminente y su voto podría ser determinante para salvar a Donald Trump de una contienda electoral reñida, muy accidentada y desafortunada, garantizándole así un segundo mandato.

El futuro inmediato plantea un escenario donde el republicano permanecerá 4 años más en la Casa Blanca, y donde quizá podríamos esperar 4 años más de tensión con nuestro vecino del norte, la prolongación de un discurso divisivo , confrontacional y xenófobo, de conflicto migratorio y de intervención en la política interna de México.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados