La redención de Michael Vick (Parte 2)

test script image

Por Daniel López Casarín
Correo: [email protected]
Twitter: @daloca20

Ante la incertidumbre total con respecto al futuro profesional de Michael Vick y un panorama más devastador que prometedor en el ámbito social y mercadológico, el 13 de agosto de 2009, el equipo de las Philadelphia Eagles cimbró el entorno deportivo y mediático mundial de la NFL, convencidos por su quarterback estrella en esos momentos, Donovan McNabb, de darle una segunda oportunidad a Vick al contratarlo por las siguientes dos campañas, con la aprobación de la comisión de disciplina de la NFL.

El acuerdo le daba a Michael Vick en su primer año un salario de 1.6 millones de dólares, para el segundo año en caso de que las Eagles decidieran retenerlo, ganaría 5.2 millones de dólares. Además, el contrato le permitía a Vick recibir 3 millones de dólares adicionales en una serie de incentivos estipulados durante los dos años laborales.

Vick recibía la oportunidad de oro pero, como se esperaba, las repercusiones inmediatas llegaron. Al momento del anuncio de la contratación, los aficionados mostraron su rechazo total y Nike, que en su momento había publicado en un comunicado “la crueldad contra los animales es inhumana, aberrante e inaceptable”, recortó el patrocinio a la franquicia de Filadelfia. Por su parte, PETA publicó “PETA y millones de aficionados decentes al futbol americano en todo el mundo están decepcionados con las Eagles, que decidieron firmar a un tipo que colgó perros de los árboles. Los electrocutó con cables de arranque y los detenía bajo el agua”, “PETA ciertamente espera que Vick haya aprendido su lección y se sienta verdaderamente arrepentido de sus crímenes, pero debido a que no ha dado ninguna indicación pública de ser éste el caso, sólo el tiempo dirá”.

Las últimas palabras del comunicado de PETA no pudieron ser más ciertas. Las Eagles inmediatamente iniciaron una campaña en pro de los animales para lograr un control de daños y junto con Vick y sus agentes se trazó una ruta de acción. Durante los siguientes meses la labor sería fastuosa, Vick tendría que llegar temprano y ser el último en irse de los entrenamientos para después estar en constantes actos publicitarios y entrevistas en casi todos los medios, demostrando su rechazo total al maltrato de animales y en específico a las peleas de perros.

Pero lo mejor estaba por venir para Michael Vick. En la semana 13 de la temporada, contra su ex-equipo los Falcons, Vick, lanzó un touchdown y corrió para otro -sus primeras anotaciones desde diciembre de 2006-. El 9 de enero de 2010, en el partido de las Eagles contra los Dallas Cowboys, Vick lanzó el pase de touchdown más largo de su carrera con el novato Jeremy Maclin de 76 yardas.

El 11 de enero de 2010, Andy Reid, entrenador en jefe de las Eagles, nombró a Donovan McNabb el QB titular para la nueva temporada por venir; sin embargo, poco después sería cambiado a los Pieles Rojas de Washington. Kevin Kolb fue nombrado titular y nuevamente Vick sería el segundo.

El 9 de marzo de 2010, las Eagles hicieron válido el segundo año de contrato de Vick y recibió un bono de 1.5 millones de dólares. El 21 de septiembre, Reid hizo titular a Vick, ese mismo mes fue nombrado el Jugador Ofensivo de la NFC.

Michael estaba cumpliendo de manera admirable en el renglón deportivo con las Eagles, los aficionados de Filadelfia se habían entregado por completo al QB y el resto de la afición de la NFL comenzaba a aceptar con cariño el regreso del jugador.

En una noche épica para Michael Vick en el Monday Night del 15 de noviembre, Vick pasó para 333 yardas y cuatro touchdowns, con un pase de anotación de 88 yardas a DeSean Jackson. El Salón de la Fama de la NFL le pidió su camiseta de juego al finalizar el encuentro.

Michael Vick había resurgido de sus cenizas en lo deportivo. Terminó la temporada con 3 mil 18 yardas, 21 touchdowns y seis intercepciones, con 100 acarreos para 676 yardas y nueve touchdowns.

Con una campaña de ensueño, Michael Vick fue seleccionado por cuarta ocasión en su carrera para el Pro Bowl como QB titular de la NFC.

El 15 de febrero de 2011, el equipo de Filadelfia le pone la etiqueta de jugador franquicia.