La rebelión de Google y Huawei ante la guerra comercial entre China y EU

Google y Huawei han colaborado juntos en los últimos meses aún cuando los gobiernos sede se encuentran en una guerra comercial

redes sociales
Imagen: Bigstock

Hace unos días Huawei presentó al mercado su último teléfono inteligente, la mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo también compartió otro producto, el cual se llama Track AL, que promete vincular el software con los dispositivos de la marca para aquellos “profesionales no capacitados” puedan diagnosticar afecciones oculares.

Lo que faltó del anuncio, sostiene Bloomberg, es que este software cuenta con el trabajo de Google; el medio refiere que la armadora china creó Track AI utilizando TensorFlow, un conjunto de herramientas de software de inteligencia artificial del motor de búsqueda; TensorFlow es también un código abierto, por lo que cualquier persona, en cualquier lugar, puede usarlo y Google no puede controlar el acceso.

No solo eso, Google también brindó ayuda de mercado a Huawei, a través de un equipo creativo que trabaja con los clientes publicitarios del motor de búsqueda; de acuerdo con el medio, estos equipos trabajan regularmente con los clientes de Google para aprovechar al máximo lo que es posible con la tecnología y de esta forma llevar ideas a cabo como la presentada.

Sin embargo, ningún ingeniero de Google trabajó en el proyecto.

Rebelión o relación.

Más allá de las diferencias que presentan los gobiernos de Estados Unidos y China en la que hasta el momento, las charlas para eliminar los aranceles impuestos de uno o de otro lado, no presentan avance alguno, las firmas encontraron entre ellas importantes relaciones comerciales.

Y es que para Google resulta fundamental asociarse con una firma que logró colarse entre las dos gigantes del mundo de la telefonía móvil, qué además, según ITCandor, también domina el espectro de las redes IT con el 26.1 por ciento; al tiempo que para Huawei, contar con los diversos equipos y datos que posee el motor de búsqueda es más que atractivo.

La inteligencia artificial resulta ser un área de inversión importante para ambas firmas, además de que los diagnósticos de atención médica son uno de los campos más desarrollados para el software de reconocimiento de imágenes. No obstante, la colaboración se realizó en un momento particularmente complicado.

Derivado de que Huawei es considerado una paria de la administración Trump por las preocupaciones que podría representar una amenaza para la seguridad nacional y un vehículo para el espionaje de Beijing, acusaciones que han sido negado por la fabricante china. Los esfuerzos de inteligencia artificial de Google en China son objeto de duras críticas por parte del ejército norteamericano, precisó Bloomberg.