La RAE actualizará las expresiones “sexo débil” y “sexo fuerte” ¿cómo influye en marketing?

En la próxima actualización digital del Diccionario de la Lengua Española, se incluirá una marca que precise que la expresión "sexo débil" es despectiva o discriminatoria

Captura de pantalla

En marzo pasado, la Real Academia Española (RAE) anunció una revisión para que la palabra “sexo débil” (conjunto de mujeres, de acuerdo con la definición) se modifique en la versión digital del Diccionario de la Lengua Española, lo cual sucederá en diciembre próximo.

En esa ocasión el aviso coincidía con el movimiento #Yonosoyelsexodébil, una petición en Change.org en la que se criticó a la institución por permitir y validar expresiones machistas. Sin embargo, la RAE indicó que la modificación ya había sido pactada desde 2015, pero este tipo de cambios no se hacen públicos hasta que se realiza la definición del Diccionario; asimismo, refirió un portavoz de la RAE a El País, en ningún caso se planea eliminar la acepción ya que su uso está documentado en el vocabulario del día a día, así como en publicaciones y libros, por lo que la academia no entra en decidir si la expresión es o no conveniente.

La definición contará con una “marca de uso” que precisará que se trata de una expresión con una intención despectiva o discriminatoria; de igual forma, para la palabra “sexo fuerte” (conjunto de hombres) se incluirá el aviso de que su uso refiere un “sentido irónico”.

A pesar de que las anotaciones en el Diccionario implicarán el sentido del uso de estas expresiones, para la creadora del movimiento en la plataforma de firmas, que cuenta con 140 millones de usuarios en el planeta, Sara Flores, se trata de una medida insuficiente. En declaraciones realizadas para el periódico español, la joven explicó que su propuesta comenzó tras ver cómo en Instagram una amiga subía una captura de pantalla de la polémica definición, su iniciativa levantó más de 150 mil firmas.

¿Qué tiene que ver con marketing?

Mucho, pues al momento de emprender una campaña, idear un eslogan e incluso realizar una estrategia en función de esta modificación, el uso correcto de las palabras derivará en el entendimiento de los ejes de acción y de esta forma no se dará pie a la controversia.

En momentos de lo políticamente correcto, se deberá ser sensible, preciso y claro con la intensión del mensaje a fin de evitar una oleada de críticas y afectaciones a la marca, producto o servicio. En la actualidad, los gobiernos y empresas dedican esfuerzos para erradicar las brechas de género, raza y creencia, por lo que en caso de unirse a esta tendencia, la estrategia deberá de evitar a toda costa un malentendido por un uso confuso o incorrecto en las palabras a emplear.