La pelea por los envíos en el día suma jugadores: ingresa Target

Target se suma a la lucha que Amazon y Walmart mantienen por las entregas en el mismo día. Hay analistas que creen que esto no es sostenible en el tiempo.

  • La batalla entre los retailers por los clientes es feroz, en especial en Estados Unidos.

  • A Amazon y a Walmart, se suma Target en el plan de las entregas en el día.

  • Algunos dicen que el proceso no es sostenible en el tiempo a medida que crezca.

En mayo, Walmart apresuró la ampliación del servicio de entregas en el día en los Estados Unidos con la idea de no perderle pisada a Amazon.

Es que en abril, la compañía de Jeff Bezos golpeó primero al confirmar que estaba planeando hacer que el envío en el día fuera gratuito para los miembros de Amazon Prime, en lugar de la entrega de dos días que los clientes tienen como beneficio estándar (sin pagar extra).

Amazon dijo que invertirá unos US$ 800 millones en el segundo trimestre de 2019 para hacer ese cambio.

Otro de los grandes jugadores estadounidenses en el sector del retail, Target, no podía quedar al margen de esto y anunció este jueves que los compradores en 47 estados de todo el país podrán obtener los artículos de los pedidos en línea en el mismo día: el same day delivery.

Con un detalle: pagando una tarifa fija de US$ 9,99 por pedido.

Para lograrlo, utilizará Shipt, una plataforma de entrega rápida que adquirió por US$ 550 millones en 2017.

Hasta ahora, los compradores de Target podían recibir los pedidos en el mismo día siempre que fueran miembros de Shipt, que cuesta US$ 99 por año.

Esa opción aún está disponible, dijo Target, pero la compañía quiere facilitar que más personas elijan la entrega en el mismo día en compras aisladas, sin tener que registrarse en una membresía anual.

Un terreno difícil

Target deberá lidiar con la fuerte presión de Walmart, que prometió alcanzar aproximadamente al 75% de los consumidores estadounidenses con un envío en el día para fines de 2019.

Vale decir que la entrega gratis para miembros de Amazon Prime supone el pago de la cuota de membresía anual de US$ 119. Y tiene un mínimo por pedido: al menos US$ 35.

Los miembros que no son Prime pueden tener la opción, pero pagando US$ 9,98 adicionales (casi lo mismo que Target). Aunque sólo está vigente para “áreas seleccionadas”.

A esto hay que sumarle que Walmart planea comenzar a entregar pedidos de comestibles dentro de las casas (entrega de “última yarda”). El pedido va directo a los refrigeradores de los clientes. Todavía no ha revelado cuánto extra le costará a los clientes este servicio.

Captura de video

Lo que conoce se que los empleados de Walmart tienen una cámara en su cuerpo a través de la cual los clientes pueden ver, en vivo y online, el proceso desde sus teléfonos. Los clientes deben comprar y adaptar una cerradura especial en la puerta. Tampoco se sabe públicamente el precio.

Volviendo a Target, la compañía anunció que la entrega en el mismo día abarcará 65.000 artículos disponibles en Target.com e incluso existirá la opción de entregar en tan solo una hora.

Para incentivar el uso del sistema, los compradores que utilicen sus tarjetas de crédito Target para pagar, tendrán un descuento del 5%.

Target dijo que lanzó la propuesta porque desde la adquisición de Shipt, la base de miembros del servicio se duplicó.

Por su parte, continúa con el exitoso programa de click & collect, que consiste en la entrega en los puntos de venta físicos de pedidos hechos en línea. Las compras están listas para retirar en menos de una hora.

Durante el primer trimestre de este año, según Target, esta modalidad representó más de la mitad de su crecimiento de las ventas de comercio electrónico.

De acuerdo con los cálculos del retail estadounidense, cuando los clientes recogen sus compras ellos mismos, el proceso logra que Target ahorre un 10% en gastos de recursos humanos, almacenaje y logística de reposición.

No todas son rosas

Pero cuidado, no hay que ser tan optimistas aún. Sucharita Kodali, analista minorista de Forrester Research, dijo que la “guerra” está “distorsionado la realidad” que el hecho que tenga un costo cero para los clientes no es sustentable, “alguien tiene que pagar el costo”.

“Es un estallido de emoción a corto plazo, una guerra microeconómica a corto plazo. Pero a nivel macro, no es sostenible”, agregó en diálogo con CNBC.