• Los cigarros electrónicos surgieron como una alternativa saludable a los cigarros comunes, pero pronto se investigó sus verdaderos efectos.

  • El abuso de estos productos y de opciones similares ha llevado a una encrucijada a las marcas de industrias como la de cigarros electrónicos.

  • Las industrias que promueven el consumo de alcohol y tabaco enfrentan una serie de restricciones, que complican su desempeño comercial.

El desempeño de las grandes empresas de productos como el alcohol y el tabaco se han enfrentado a una serie de restricciones, por el impacto que su oferta tiene en la salud de los consumidores.

Dentro de ambas industrias existen alternativas, sin embargo estas no siempre han sido un “plan b” que destaque y al contrario de lo que podría pensarse, algunas de estas opciones han quedado a deber en la promesa de innovación que han desarrollado, pues el impacto ha sido igual de negativo en los consumidores, por lo que hay un reto cada vez más patente en el desarrollo que estas marcas llevan a cabo.

Mala fama de los cigarros electrónicos

Existen diversas opiniones alrededor de los cigarros electrónicos. Un estudio conducido por la firma Morning Consult encontró que la gran mayoría de los millennials considera que el uso de un cigarro electrónico es igual de dañino para la salud que un cigarro común.

Esta perspectiva se ha dado en función de la capacidad de estudio que se ha hecho entorno a estos productos y que ha comenzado a impactar en sus ventas como veremos a detalle posteriormente y cómo firmas del tamaño de Walmart adelantaban, al anunciar que dejaría de venderlos, debido a que estaban en contra a la adicción a la nicotina que promueven.

Las últimas cifras que se tienen al respecto vienen de la mano de Nielsen que ha registrado crecimientos limitados en comparación con los resultados alcanzados en periodos anteriores (4 week period Vs. 12 week period).

Empresas como Juul Labs han visto crecimiento en ventas de 31 por ciento en comparación con el 56 por ciento que habían registrado y lo mismo ha pasado en la industria en general al pasar de un crecimiento de 48 por ciento a uno de 38 por ciento.

Hay trascendidos de medios como CNBC en donde cita proyecciones de firmas como Imperial Brands, que han advertido un “deterioro considerable” en dicho mercado, por el aumento de regulación en la industria, lo que ha sido prueba de que la preocupación por la vulnerabilidad del consumidor está ocupando el número uno en las agendas de las industrias, ante la regulación que las ha obligado a hacerlo.

Dicho esto es importante encontrar alternativas que den a los consumidores nuevas pautas de trabajo junto a las marcas, pues a partir de ellas se han revelado oportunidades en que el consumidor no solo adquiere productos, sino forma parte de ecosistemas de marca sumamente completos.

A detalle.

– La Secretaría de Salud señaló que el principal porcentaje de usuarios adultos de cigarros eléctricos son hombres que tiene entre 18 y 65 años, mientras que entre adolescentes, el principal grupo de ellos es el que tiene edades de entre 12 y 17 años.

– Las ventas de cigarros electrónicos a través de internet alcanzaron los 650 millones de dólares a nivel mundial, según un estimado de Statista.

– La plataforma advierte que dentro de mercados como el de Estados Unidos, la venta de estos dispositivos superó los dos mil millones de dólares.

– Un estudio de Global Consumer Survey advierte que China, Francia y Estados Unidos son los principales mercados en que el uso de estos dispositivos es muy fuerte.

– Hay un interesante monitoreo que la organización Global Tobacco Control llevó a cabo y encontró en qué países el uso de estos dispositivos está restringido o totalmente prohibido.

– En países como Brasil, algunas naciones árabes y la India su uso está prohibido, mientras que las restricciones son visibles en países como México, Estados Unidos, Australia y la gran parte de Europa.

– En cuanto a la opinión que tienen los consumidores adultos del uso de cigarros electrónicos, la firma Morning Consult encontró que entre los millennials estos consideraron que el uso de estos dispositivos es igual de riesgoso para la salud que un cigarro común.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299