La facilitación de grupos de trabajo garantiza el éxito de nuestras reuniones

Las 3 dimensiones que acompañan toda reunión grupal

El desequilibrio en la búsqueda de resultados, proceso y relaciones pone gravemente en peligro el éxito de cualquier grupo de trabajo, incluso en el logro de sus objetivos.

Existen grupos de trabajo que despliegan toda su capacidad para lograr objetivos, metas, resultados con eficiencia, eficacia y calidad sin prestar atención a lo que podría acontecer, como decimos coloquialmente, “por debajo del agua“.

Todos en nuestras experiencias profesionales, generalmente enfrentamos retos para alcanzar metas, objetivos, resultados, y estos siempre dependen de la participación y efectiva colaboración de personas.

Las reuniones grupales se integran en ocasiones de un grupo en particular o de diversos grupos, estos con diversas especialidades profesionales, experiencias laborales, diversos niveles socioeconómicos, diferentes culturas organizacionales, incluso hoy día con disímiles culturas étnicas e idiomas, y en este proceso de integración de grupos de trabajo colaborativo, participativo surgen grandes preguntas:

  • ¿Cómo lograr una visión colectiva y un clima relacional donde prevalezcan los elementos básicos de un trabajo colaborativo exitoso?
    • Confianza
    • Comunicación fluida
    • Empatía
    • Honestidad
  • ¿Cómo prevenir conflictos los cuales son naturales en cualquier ámbito en la convivencia de personas que difieren en aspectos estructurales y productivos del grupo en cuestión?
  • ¿Cómo prevenir el conflicto en la toma de decisiones y la evaluación de las estructuras grupales existentes, visibles y ocultas, como en el propio proceso grupal?

Seguramente en más de una ocasión hemos descubierto, ya encaminados en nuestros proyectos, problemas de relaciones, situaciones de privilegio y abuso de poder y otros efectos no deseados en una cultura grupal productiva.

¿Qué es facilitación?

La facilitación de grupos es un conjunto de metodologías y habilidades para certificar adecuado trabajo de un grupo, tanto en el logro de sus objetivos y realización de su visión colectiva, como en la creación de un clima relacional donde reine la confianza y una comunicación fluida, empática y honesta.

Y es aquí en donde he solicitado a una experta en la materia nos dé una breve explicación acerca de la tarea del pedagogo como facilitador de grupos. Ella es la Lic. María Eugenia Bravo Castro, con formación de pedagoga por parte de la UNAM y una materia en pedagogía empresarial de la Universidad Panamericana y coach certificada.

El pedagogo es el adecuado facilitador de grupos interdisciplinarios

El campo del pedagogo es cada vez más amplio, éste tiene quehacer ahí en donde el aprendizaje tiene lugar; en donde se necesita comprender el por qué y para qué (objetivos) de ese aprendizaje; determinar el cómo (metodología) y el con qué (recursos) se puede lograr tal aprendizaje; cómo valorarlo y reforzarlo, así como garantizarlo (evaluación). Luego entonces, la facilitación al constituirse como una estrategia pedagógica no puede dejar de contemplar esos aspectos, por lo que su acción se convierte en una tarea formativa al abarcar todo el proceso de enseñanza – aprendizaje, en donde el facilitador de grupos interdisciplinarios se convierte en un instructor de adultos al:

  1. Estructurar un plan de acción
  2. Dirigir y orientar el trabajo
  3. Moderar las participaciones

Es a través de este proceso facilitador como se logra propiciar el aprendizaje de los miembros del grupo interdisciplinario sobre:

  • Cómo trabajar juntos
  • Cómo reflexionar y analizar los diversos y distintos puntos de vista
  • Cómo realizar sus exposiciones
  • Cuales recursos son los adecuados para ello
  • Cómo llevar a cabo una autoevaluación grupal
  • Cómo manejar la retroalimentación

Y por su parte, los integrantes del grupo, bajo este esquema de trabajo se convierten en los discentes.

Para que la facilitación logre su cometido, se requiere de un trabajo estructurado pero flexible porque existen variables que no se pueden prever y que tienen que ver con el bagaje de cada persona que participará en el grupo interdisciplinario, lo que obliga al pedagogo como facilitador, conocer de procesos individuales y grupales que se dan en la interacción, esto contempla el manejo de los factores del comportamiento humano como son:

  • Las necesidades personales y grupales
  • La motivación
  • La comunicación
  • El liderazgo
  • El conflicto

El comportamiento humano

Por otra parte, durante el desarrollo de la facilitación, existen una serie de estrategias que conllevan aspectos de carácter didáctico que se entrelazan con los factores del comportamiento humano, es decir, con cuestiones que pertenecen al campo de la pedagogía social y de la psicología educativa (como se señala con antelación), y que hacen posible concebir a la facilitación como un proceso porque contempla cuatro fases de trabajo que en términos generales cubren:

  • La contextualización
  • La planeación y organización
  • El desarrollo y la transformación
  • La retroalimentación, el seguimiento y monitoreo

Consecuentemente, la facilitación se convierte en la instancia estratégica pedagógica que promueve el devenir de un grupo porque se centra en el desarrollo y crecimiento actitudinal y de competencias tanto personales, como grupales con un marco de referencia formativo.

El facilitador debe ser un líder de grupos de trabajo

El desafío del pedagogo como facilitador, es lograr que se conjuguen estrategias metodológicas que abonen al logro de los objetivos planteados en un proyecto, plan o programa, o bien, a la resolución de problemas que se constituyen como obstáculos para cumplir con metas establecidas.

“El facilitador puede ser una persona del grupo con las habilidades y conocimiento apropiado, en cuyo caso es recomendable para todo grupo contar con diferentes personas formadas y que puedan ejercer esta función de manera rotativa. O puede ser alguien de fuera del grupo, lo que es especialmente aconsejable en el caso de decisiones complejas e importantes, o de un conflicto que el grupo no puede solucionar con sus propios recursos”. Gaia Education

“Los buenos facilitadores son como malabaristas, siempre pendientes de la bola que cae, mientras observan con cuidado el resto de las bolas moverse en el aire” Gaia Education

La facilitación garantizará el éxito de nuestras reuniones de trabajo y el equipo de trabajo responderá con su profesionalismo, con su disciplina, compromiso y por supuesto con su actitud hacia una trabajo participativo y colaborativo.