La Economía Naranja crece a pasos agigantados en América

Según la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), el comercio de bienes y servicios creativos o “Economía Naranja” ha crecido a pasos agigantados. Si las insertáramos en la clasificación que hace el Centro Internacional de Comercio (ITC por su sigla en inglés), los bienes y los servicios creativos serían la quinta mercancía más transada del planeta.

Esta modalidad comercial tiene un gran potencial de crecimiento. Felipe Buitrago Restrepo e Iván Duque Márquez, autores del libro “La Economía Naranja, una oportunidad infinita”, editado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), hacen una distinción entre bienes creativos (artes visuales y performativas, artesanías; audiovisual, diseño, nuevos medios, etc.) y servicios creativos (arquitectura, cultura y recreación, investigación y desarrollo, publicidad, etc). Las exportaciones de ambos han crecido en forma exponencial.

Según el mencionado texto, América Latina y el Caribe tienen un gran potencial en el desarrollo de las industrias creativas a través de la innovación y su herencia cultural. Constituyen “una oportunidad infinita”.

La Economía Naranja se centra en invertir en nuevas capacidades, en atraer talento y nutrirlo. Arquitectura, artes visuales y escénicas, artesanías, cine, diseño, editorial, investigación y desarrollo, juegos y juguetes, moda, música, publicidad, software, TV y radio, y videojuegos son algunos de los sectores que forman parte de ella, según la definió John Howkins, uno de los investigadores más influyentes en la materia.

De acuerdo con Connect Américas, el comercio creativo es menos volátil que el de los commodities o materias primas. “Prueba de ello es que soportó mejor la crisis financiera global que sectores como el petrolero. Mientras que las ventas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) registraron una caída del 40% en 2009, las exportaciones de bienes y servicios creativos apenas se contrajeron un 12%”.  Según la red de negocios, “medida en billones de dólares, si la Economía Naranja fuera un país, sería la cuarta economía mundial detrás de Estados Unidos, China y Japón; el noveno mayor exportador; y la cuarta fuerza laboral con 144 millones de trabajadores. La Economía Naranja de las Américas lleva un claro liderazgo a nivel mundial, debido al impresionante desempeño de los Estados Unidos”.

La Economía Naranja está compuesta por la economía cultural y las industrias creativas, en cuya intersección se encuentran las industrias culturales convencionales y por las áreas de soporte para la creatividad, actividades que tienen como base la creatividad y la diferenciación, según explica Felipe Buitrago Restrepo, consultor de la División de Asuntos Culturales, Solidaridad y Creatividad del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el cual es el autor de un estudio sobre la materia.

¿Por qué el color Naranja? El color naranja suele asociarse a la cultura, la creatividad y la identidad y es lo más cercano a identificar estas manifestaciones. La Economía Naranja encuentra un antecedente en «la Economía Creativa», concepto desarrollado por John Howkins, autor del libro “La economía creativa: transformar una idea en beneficios” publicado en 2001, que comprende los sectores en los que el valor de sus bienes y servicios se fundamenta en la propiedad intelectual.

“La gran oportunidad de negocio y transformación son para los que se atreven a encarar la innovación y la adopción temprana, que repercuten directamente en la creación de negocios que apunten  a la economía naranja”, se afirma en la página marketingyfinanzas.net

Compartir
Artículo anteriorEncuentra clientes con estas consideraciones
Artículo siguienteAlebrijes, ejemplo de beneficiosa inversión cultural
Licenciado en Periodismo y Comunicación Colectiva por la UNAM y Maestro en Relaciones Públicas por el CADEC, Es socio fundador y Vicepresidente Ejecutivo en AB Estudio de Comunicación y profesor del Máster en Comunicación Digital que imparten el CADEC y la Universidad de Cantabria. Distinguido como Maestro Emérito. Es autor y coautor de libros sobre relaciones públicas. Fue electo “El Publirrelacionista del Año 2013”, reconocimiento al que convoca la Asociación Mexicana de Profesionales de Relaciones Públicas (PRO-RP)