La derrama económica del futbol femenil

El domingo pasado se jugó la final del Mundial de fútbol Femenil en Francia, un partido emocionante con momentos heroicos donde la selección americana se erigió campeona por cuarta ocasión. Amén del marcador, ya en los Estados Unidos se venden las camisetas oficiales con los apellidos de las jugadoras más destacadas, quizá el primer fruto de la inversión que Nike ha hecho al posicionamiento del deporte femenil.

Desde la FIFA, se puede notar cómo existe el compromiso por desarrollar una plataforma comercial nueva. Seis millones de espectadores han visto el partido de la final en directo, teniendo picos de hasta 7.6 millones de espectadores en todo el mundo, rompiendo récord de audiencias en mundiales femeniles, sentando un precedente que sigue en ascenso. Lo mejor es que aún hay mucho por crecer, las estadísticas en mundiales masculinos ascienden a los 20.3 millones.

El fútbol femenil es todo un negocio en potencia que quizá las marcas aún no han visto como oportunidad. El ingreso de nuevas plataformas siempre tiene ventajas en términos de marketing al nivelar la oferta y demanda de los espacios publicitarios. Aunque la FIFA maneja grandes firmas deportivas en sus pautas, es momento que otras que también destaquen a nivel nacional o local, apoyando a sus selecciones y buscando los liderazgos dentro de ellas. Es un hecho que los deportes femeniles llegaron para quedarse, por lo que son una oportunidad para destacar en nuevos segmentos de consumo.

Sheroes

Para tener una industria deportiva en forma, se requieren de personajes y luchas que defender. En este mundial se hizo notar Megan Rapinoe, quien además de ser una atleta fenomenal, es una mujer comprometida con los derechos de la comunidad LGBTTTI+.  Sus comentarios a Donald Trump le dieron estatus de heroína. Ella reúne todas las características para representar a cualquier marca deportiva que busque relevancia mundial a través de alguien con influencia en las generaciones actuales. Su ejemplo sirve como inspiración a muchas otras futbolistas, en el caso de México, hay mucho qué hacer para apoyar al deporte femenil.

Transición del liderazgo

Ser influyente en el futbol soccer significa tener liderazgo global. Las grandes figuras del balompie seguirán destacando, sin embargo habrá nuevos personajes con formas diferentes de representar a las nuevas generaciones. En definitiva, las futbolistas serán un gran océano azul para las marcas. ¡Hasta el próximo martes!