La caída del Peso Mexicano: más vale que hagamos buen marketing

Por Alvaro Rattinger
email [email protected]
twitter @varu28

Advertisement

Ayer el peso mexicano se acercó a los 20 pesos por cada dólar americano. Por supuesto hay muchos que tienen más de una opinión al respecto, culpan el precio del petróleo, la subida de Trump en las encuestas o el mal manejo de las finanzas públicas. En lo personal pienso que la respuesta es más compleja, estamos frente a un fenómeno multi factorial, es decir, es un poco de todo, eso lo hace mucho más difícil de combatir. Para los que están al frente de una compañía, emprenden un proyecto o son mercadólogos el reto es fenomenal. México simplemente se ha quedado detrás y no podemos esperar que el gobierno nos rescate. Ahora se trata de competir en el mercado global con el efecto secundario de una crisis en el tipo de cambio: una moneda barata. Ciertamente, los insumos tecnológicos se harán imposibles de pagar —lo que hará que el marketing digital se encarezca de manera importante— pero visto de la manera más positiva posiblemente estamos frente a la posibilidad de vender nuestros productos y servicios a nivel global a precios sumamente competitivos.

Tipo de cambio y marketing

Dejemos de esperar, es momento de actuar, hoy se detona la estrategia de mercadotecnia del futuro. No hay tiempo de quejarse, claramente el cambio está en nuestras manos. En este entorno es posible hacer marketing estratégico como una salida de un entorno que parece ser imposible de salvar. Lo cierto es que hoy en la medida en la que invirtamos en pequeños esfuerzos de mercadotecnia habrán innovaciones como resultado. México y América Latina está frente a un momento dorado en el que pueden por primera vez aprovechar el mercado mundial que está sediento por recibir productos y servicios de calidad a precios competitivos. Las empresas que salgan adelante serán las que tengan una buena estrategia de mercadotecnia por dos razones: aprovecharán las pequeñas oportunidades del mercado interno y en segundo lugar podrán vender a nivel global.

El gran ganador de esta depreciación será el segmento del turismo, son ellos los que podrían entregar al mercado europeo y norteamericano una opción para evitar las zonas de conflicto en el medio oriente y el mediterráneo. Egipto solía ubicarse en los primeros lugares, ahora con el difícil contexto local ha quedado rezagado. Para México sentimos orgullo en decir que tenemos el mejor servicio del mundo, los invito a dejar eso detrás. Busquemos tener la mejor experiencia  como marcas. La diferencia es simple, el servicio es resultado del esfuerzo de una o varias personas, la experiencia es la sistematización del buen servicio. Ser capaces de replicar un buen servicio de manera masiva es lo que constituye una buena experiencia. Esa es la razón por la que Starbucks aplasta a las cafeterías locales, seguramente en la matriz son capaces de entregar buen servicio, pero replicarlo es el truco.

Para las marcas se trata del mismo reto, si observamos el crecimiento de las marcas más grandes de la Unión Americana veremos que claramente están en problemas. Apple ha perdido el ritmo en innovación y Samsung se encuentra en una crisis de imagen terrible; mientras tanto, miles de pequeñas marcas independientes avanzan en el mercado. Hoy los consumidores quieren experiencias. Empresas como Jack Erwin http://www.jackerwin.com/ o Awl & Sundry https://www.awlandsundry.com/ demuestran mi punto. Hoy las marcas más grandes de zapatos no tienen para competir con estas pequeñas empresas disruptivas. Estamos frente a un fenómeno mundial en la que el tamaño de una empresa no necesariamente será sinónimo de éxito. Empresas pequeñas con buen marketing tendrán suficiente mercado para ser rentables para sus accionistas. Aquí es donde México puede brillar.

Es momento de ver las oportunidades y dejar el deporte de la queja. No hay límites a lo que una buena estrategia de mercadotecnia puede lograr, no se trata de presupuesto, es un tema de pericia y valor.