KFC vendió partes del pollo nunca usadas para combatir los altos costos

KFC enfrenta problemas con los costos en China. Para bajarlos, apeló a la utilización de una parte del pollo que antes desechaba.

Imagen de Bigstock
  • El aumento del precio del pollo y la guerra comercial con Trump convulsionó a KFC en China.

  • Una de las estrategias: limitar los gastos, utilizando más carne de cada pollo.

  • La marca tiene 6.000 restaurantes en el gigante asiático.

Los últimos meses se produjo una “tormenta perfecta” para KFC en China: el costo de las carnes aumentó por un brote de peste porcina y la guerra comercial con los Estados Unidos limitó considerablemente las importaciones del ave.

Consecuencia: la cadena de venta de pollo frito más famosa debió afinar su estrategia de mercadotecnia para que no retrocedan demasiado sus ganancias.

¿Qué hizo? Introdujo en la oferta una parte de pollo que casi nunca había usado antes. Lo reconoció la propia Joey Wat, CEO de Yum China, compañía con base en Shanghai que administra las marcas KFC y Pizza Hut en el gigante asiático.

“Es una parte del pollo que no hemos usado en los últimos 30 años”, dijo en la presentación de los resultados financieros del primer trimestre de la compañía.

Si bien nombró a la parte en mandarín, según Business Insider, la CEO la describió como “el trozo de pollo entre el ala y la pechuga”.

De acuerdo con el informe trimestral, las ventas en KFC aumentaron un 5%, pero sus costos en alimentos y en papel aumentaron un 12%.

Además, tuvo mayores costos laborales, por lo que se redujeron sus ganancias operativas en aproximadamente un 3%, hasta los US$ 288 millones.

El precio de las aves de corral en China aumentaron muy fuerte en lo que va de 2019 debido a un brote generalizado de peste porcina africana que obstaculizó la producción china de carne de cerdo y elevó los precios de todas las carnes, incluidas las aves.

Bigstock

En paralelo, se produjeron muy importantes restricciones a las importaciones de aves de corral debido a la guerra comercial entre los Estados Unidos y China. Ante la menor oferta e igual demanda, mayores precios, una ley básica de la economía.

“Esperamos que la inflación en los precios de las aves de corral golpee en los márgenes de ganancias en todo el resto del año”, reconoció en la misma presentación Jacky Lo, que comanda la Direción Financiera de Yum China.

La estrategia de KFC para enfrentar los meses próximos en China será negociar precios más bajos con los proveedores y “continuar explorando si las nuevas tecnologías pueden proporcionar otras forma de cortar el pollo”, dijo Wat.

Según la CEO, KFC también planea “introducir camarones y cangrejos de río” en sus propuestas de menú, ya que los precios de estas proteínas generalmente “caras” ahora están en precios competitivos por el aumento del pollo.

Gran mercado para la marca

Los restaurantes de KFC en China son más que importantes para la compañía, por lo que  Yum invierte grandes sumas en tecnología. Por ejemplo, reciben pagos a través del reconocimiento facial, el helado es servido por brazos robóticos y los clientes pueden controlar la música de fondo mediante sus teléfonos móviles como si se tratara de un tocadiscos.

Un punto a considerar es que cuando se inaugura un KFC en una ciudad pequeña de China, le siguen los trabajos, infraestructura logística así como otros restaurantes y tiendas, lo que transforma a la cadena en un referente para el desarrollo económico en el territorio chino.