x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Cómo iniciar con éxito una nueva etapa laboral

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
El inicio de una carrera profesional puede ser todo un reto. Generalmente, es un tema que genera ilusión, optimismo y promesa de un brillante porvenir en el horizonte. Sin embargo, pasado el tiempo esos sueños no siempre se cumplen, el optimismo puede convertirse en arrepentimientos y la promesas en nubes negras.

Twitter: @carlosluer

El inicio de una carrera profesional puede ser todo un reto. Generalmente, es un tema que genera ilusión, optimismo y promesa de un brillante porvenir en el horizonte. Sin embargo, pasado el tiempo esos sueños no siempre se cumplen, el optimismo puede convertirse en arrepentimientos y la promesas en nubes negras.

Iniciar una carrera, generalmente se asocia con juventud. Cuando las personas llegamos a cierta madurez, salimos al mundo y comenzamos a trabajar, a ganar dinero y a vivir nuestra propia vida. Tal parece que la fórmula sería terminar los estudios y buscar algo en lo que podamos demostrar nuestra valía, preferentemente en algo relacionado con lo que nos gusta o hayamos estudiado.

Me ha tocado ver a muchos jóvenes iniciando su carrera y es normal verlos sin tanta claridad, quizá sin saber si algún empleo les conviene del todo o no o si reciben la correcta retribución. Sin embargo, algo que me he dado cuenta es que requiere la capacidad de identificar una oportunidad y saberla aprovechar y mantener adecuadamente.

Mantenerse en el lugar adecuado, el tiempo adecuado y, rodeado de las personas correctas, es lo que generalmente planta bases lo suficientemente fuertes para un mejor porvenir. A continuación, comparto las 5 claves que considero imprescindibles para destacar en tu carrera profesional:

1. Elige la oportunidad, no los beneficios
Iniciar una etapa laboral generalmente plantea retos y obstáculos que hay que saber sortear. Elegir la solidez de una empresa, la proyección de un puesto de trabajo por sobre los beneficios, sueldo, comodidades que otro trabajo pueda ofrecer es clave. Recuerdo varias veces hablando con amigos o conocidos quejándose hace años de lo mal que les pagaban por ser becarios en una consultora multinacional y a mí sugiriéndoles que se mantuvieran y aguantaran, que aprendieran y que se supieran relacionar y crecer dentro de la organización. Lógicamente, los que se mantuvieron, 10 años después están en una gran posición y llevándole ventajas a muchos “nuevos” que quisieran entrar. Cuando se presente una oportunidad, vislumbra tu porvenir a 5 y 10 años y evalúa que tanto aporta la oportunidad a ese concepto.

Eres el resultado de la gente que te rodeé
Cuando inicias una nueva etapa, es crucial saber con quienes vas a trabajar. Es quizá, la parte más delicada. ¿Quién será tu jefe? ¿Qué tanto está interesado tu jefe en que crezcas y te desarrolles? ¿Qué tan fácil es tu jefe? ¿Quiénes serían tus colegas? ¿Tu mentor? ¿Quién te va a enseñar a “trabajar”? ¿Qué tanto te contribuirán las personas con las que te vas a rodear? En la medida en la que logres conseguir un gran equipo y te rodees de gente que te aporte, tu futuro será más brillante.

Eres tu principal activo
Al final, se trata de “venderte” a ti mismo, a tu trabajo, por lo que tu principal activo eres tú. Saber invertir en ti mismo, es tan indispensable como la misma oportunidad laboral. Tu salud (ejercicio y alimentación), tu imagen (tu presentación y tu proyección), tus conocimientos (lo que lees y tus actualizaciones) son cuestiones que no puedes olvidar o menospreciar a causa del trabajo. Finalmente, las oportunidades se pueden maximizar más si uno está en óptimas condiciones.

La experiencia domina
Recuerda que los títulos, los logros académicos, la teoría pesan mucho menos que la experiencia a la hora de la verdad. Tener experiencia lo más temprana posible siempre será mayor ventaja que tener el diplomado o la maestría sin experiencia. Invertir en tu experiencia, tener errores, aprender con el bolsillo de otros, nunca sobra.

Las relaciones son muy importantes
Las relaciones que cultives al inicio de tu carrera, son las que te pueden abrir o cerrar puertas. Si bien es indispensable hacer bien las cosas, llevarse bien con gente clave es sembrar hoy lo que mañana quieres cosechar. Conozco mucha gente sumamente capaz, que hacen bien las cosas pero que les cuesta trabajo subir, simplemente por no saber relacionarse o no conectar con las personas indicadas. Recuerda que una parte tan importante de tu carrera, como el trabajo mismo es proyectar tus resultados con personas que lo puedan valorar y que puedan potenciar tus posibilidades de desarrollo a futuro.

Hay muchos aspectos. Estos son solo algunos que me vienen a la mente. Naturalmente, no estamos hablando de reglas “infalibles”, ya que cada caso puede tener diferentes variables que alteren la ecuación, pero en lo general estos puntos te ayudarán a incrementar dramáticamente tus posibilidades de éxito. Me encantaría conocer tu opinión en este espacio. Sígueme en Twitter: @carlosluer. Nos seguimos leyendo por aquí.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados